Asunción, 5 abr (EFE).- El titular de la Secretaría Nacional de Cultura (SNC), Fernando Griffith, tildó hoy de «crimen deleznable» el robo de la «lámpara de la llama eterna», uno de los objetos patrimoniales del Panteón de los Héroes, durante los disturbios del viernes pasado en protesta contra la reelección presidencial.

«Es realmente un crimen deleznable afectar ese tipo de patrimonio, en especial aquello que se refiere a la memoria de la nación, como esta lámpara con la llama que nunca se debe apagar. Nos duele muchísimo todo lo que pasó», expresó en rueda de prensa el titular de la SNC.

Griffith dijo que la lámpara se encontraba en una oficina cercana al Panteón, donde había sido trasladada para el proceso de restauración que se realiza desde hace meses en el edificio, que custodia los restos de los próceres paraguayos y donde se registraron grietas en la estructura.

Aclaró que en esa oficina, de la empresa encargada de la restauración, varios manifestantes ingresaron por la fuerza y robaron también computadoras y otros objetos de valor, aunque «el más valioso fue la lámpara».

Griffith agregó que la SNC ya radicó una denuncia ante la Fiscalía por el robo de la lámpara, y pidió la colaboración ciudadana para localizar el objeto y poder recuperarlo.

El director de Obras Públicas del Ministerio de Obras Públicas y Comunicaciones, Ricardo Riego, dijo el martes a Efe que la lámpara, que se mantiene encendida en homenaje a los héroes nacionales, «no tiene precio» y forma parte del Panteón desde 1936, cuando el edificio fue inaugurado como memorial en el corazón capitalino.

Los disturbios, originados en la noche del viernes, se trasladaron de las inmediaciones del Congreso, que fue parcialmente incendiado, al centro histórico de Asunción, donde está situado el Panteón de los Héroes.

Decenas de manifestantes ingresaron de forma violenta al Congreso después de que 25 senadores aprobaran una enmienda constitucional para habilitar la reelección presidencial.

Posteriormente, un dirigente opositor de 25 años murió supuestamente abatido por la policía, que entró por la fuerza a la sede del Partido Liberal, en el que militaba la víctima.

Tanto el actual mandatario, Horacio Cartes, como el expresidente Fernando Lugo (2008-2012) persiguen ser candidatos en las elecciones de 2018, aunque la Constitución prevé mandatos únicos de cinco años y prohíbe la reelección.