Marbella (España), 18 jul (EFE)- Ni platino por los premios, ni rojo por la alfombra. El blanco fue el color estrella en la gala de los II Premios Platino del Cine Iberoamericano celebrada hoy en Marbella (sur de España).

Maribel Verdú, Goya Toledo o Eugenia Martínez de Irujo y hasta el cantante Miguel Bosé, deslumbraron con blancos relucientes, la mayoría de ellas con vestidos largos.

Verdú, que vestía de Calvin Klein con un gran escote en la espalda, destacó “el talento que hay hoy por todas partes” en esta reunión de los profesionales del cine iberoamericano.

Dos de las más espectaculares de blanco fueron la española Goya Toledo -protagonista de “Amores Perros”, de Alejandro González Iñárritu- y la actriz y cantante argentina Eugenia “China” Suárez, novia del cantante de David Bisbal.

Rompieron la primacía del blanco las actrices Inma Cuesta, de azul, Érika Rivas, de verde botella, y Pilar López de Ayala, también de azul.

Pero por encima de todas destacó la elegancia de la gran Rita Moreno, que dio toda una lección de simpatía y saber pasear por la alfombra roja a sus impresionantes 83 años.

La veterana actriz llegó a la alfombra roja con un vestido corto, elegido por el calor reinante -aunque llevaba además un abrigo corto- y con un gran colgante diseñado por su hija.

Y la cantante española Lolita protagonizó una de las anécdotas de la alfombra al enganchársele el vestido nada más bajarse del coche, un pequeño incidente que resolvió sonriendo ante los fotógrafos.

Algunos de esos fotógrafos creyeron ver doble cuando el director Juan Antonio Bayona entró en la alfombra roja junto a su hermano gemelo con el que incluso compartía el corte de pelo.

Doble que estuvo a punto de caer a un estanque de agua, ubicado en la alfombra, cuando hacia una foto con el móvil a su hermano que atendía a las preguntas de los medios.

Era fácil tropezar hoy en el recorrido hasta el auditorio de la Cantera de Nagüeles con tanta estrella de cine, organizadores y azafatas que se movían entre grupo y grupo de cámaras de televisión con sus carteles plastificados indicando el nombre de cada uno de los invitados y nominados.

Acudieron en pareja a los premios Maribel Verdú, con su marido, el productor Pedro Larrañaga; Imanol Arias con Irene Meritxell y el director argentino Damián Szifrón, con su esposa, María Marull, una de las protagonistas de “Relatos salvajes”. David Bisbal y su novia Eugenia Suárez, posaron por separado.

Otro de los protagonistas de la alfombra roja fue Antonio Banderas, premio Honor Platino de esta edición, que iba acompañado por su novia, Nicole Kimpel, y que repetirá presencia en el mismo lugar, el nueve de agosto, ya que en este mismo recinto de Starlite donde se celebran los premios, tendrá lugar una gala benéfica que apadrina el actor malagueño.

La lista de estrellas y profesionales de los distintos sectores del mundo del cine iberoamericano se ha completado con el productor Agustín Almodóvar, el mexicano Eugenio Derbez, los españoles Carlos Bardem y Jordi Mollá, las cantantes españolas Bebe y Rosario Flores o el cantante puertorriqueño Luis Fonsi, entre otros.

En la alfombra también hubo momentos para quejas, como la del actor español Óscar Jaenada, candidato al Platino en la categoría de interpretación masculina por “Cantinflas”, que aseguró sentirse “avergonzado” como español por que esta cinta no haya encontrado distribuidora en España.

Mientras que el puertorriqueño Amaury Nolasco (Prision Break) está pensando pedir la ciudadanía española pues lleva un mes en Marbella donde llegó para participar en la gala organizada por su amiga Eva Longoria y todavía sigue ahí.