París, 5 mar (EFE).- El diseñador británico Jonathan Anderson presentó este viernes una versión más optimista, colorista y esperanzadora de la firma española Loewe con su nueva propuesta para el otoño-invierno 2021/2022, con la que aspira a liderar un cambio de mentalidad en la industria.

«Me siento optimista. Creo que la moda puede volver a ser excitante, y espero que después de esto el mal gusto, las buenas ideas y la experimentación vuelvan a ser reconocidos y las marcas asuman riesgos», dijo en una entrevista tras la presentación de su colección en la Semana de la Moda de París.

Desde su entrada en 2013 a la firma, propiedad del grupo LVMH, Anderson ha conseguido situarla en el podium de la moda y convertir sus prendas en piezas de colección para los seguidores de la industria.

Este viernes, dejó de lado algunos de los valores seguros con los que ha estado trabajando en Loewe para probar con una paleta de colores a la que no está acostumbrado: una vibrante gama de verdes, azules, rosas y amarillos.

Hedonismo, deleite creativo, brillo eléctrico y «sex appeal» fueron algunos de los términos que el diseñador dio a su nueva línea para el otoño.

«Estoy obsesionado con la idea de la colorterapia: sentirte mejor llevando color. En este momento, estoy intentando usarlo para experimentar y lo estoy disfrutando mucho, me ha ayudado a explorar nuevos métodos, quién soy y mi relación con Loewe», dijo en un encuentro virtual con varios medios, entre ellos EFE.

PSICODELIA Y GEOMETRÍA

Su ensayo se tradujo en una silueta voluminosa donde predominaron las formas geométricas, reinas de los estampados que colorean las prendas. Las líneas sinuosas se alternan con las rectas, los ángulos con las curvas y los tejidos acolchados contrastan con la fluidez de vestidos rectilíneos y los flecos que decoran la ropa.

La psicodelia inspira el estampado de jerséis de punto sobre los que el logo de Loewe se transforma en un cinturón de piel troquelado; los abrigos acolchados se llevan como vestido, con unas exageradas mangas abombadas y una evolución de las formas de «Meninas» con las que Anderson estuvo trabajando en sus últimas colecciones.

La feminidad de un vestido blanco, con plisados y escote de aplicaciones rosas, contrasta con unos botines masculinos, o los mocasines de hombre con plataforma, que rompen la delicadeza de un conjunto más elegante.

«Me gusta esa forma de añadir altura de forma masculina», explicó el creador, de 36 años.

Los bolsos de la marca tuvieron también un gran momento, con el modelo «Flamenco» (el favorito de Anderson) que se llevó en versión extragrande, mientras que la firma renovó su clásico «Amazona», un icono desde su lanzamiento en 1975, en napa de «calf» y con el anagrama de la casa elaborado en «jacquard».

LA OPORTUNIDAD DE UNA REVOLUCIÓN

En el vídeo de su colección, difundido en la plataforma oficial de la Federación de Alta Costura y Moda, que organiza el calendario oficial de la Semana de la Moda con desfiles 100 % digitales, varias modelos desfilaban en un espacio blanco, rodeadas de periódicos, en lo que parecía una moderna sala de rotativas.

El diario de Loewe anunciaba a toda plana: «Se cancela el desfile de Loewe».

Un reclamo iconoclasta del diseñador, que en estos años al frente de la marca ha creado un estrecho vínculo entre la moda y el arte, mediante asociaciones con fotógrafos, artistas o escritores, como la estadounidense Danielle Steel, un éxito de ventas en la novela romántica, con la que colaboró en esta ocasión.

«Siento que necesitamos ir hacia una forma más emocional de conectar con la gente fuera de la burbuja de la moda. La industria necesita trabajar una nueva manera de conectar con el público en los límites del lujo y su concepto de estar ahí para unos cuantos», dijo Anderson sobre el formato escogido para la presentación.

El ambicioso creador reconoció que trabajar este año en el contexto de la pandemia ha sido un desafío para él y su equipo, y aseguró que los pasados diciembre y enero fueron los meses más difíciles.

Pero tras haber terminado otra colección donde las ideas más fantasiosas se hacen realidad, este viernes se mostró optimista.

«En algún momento vamos a volver a salir y a sentir ganas de arreglarnos porque hará mucho tiempo que no hayamos visto a otras personas. Va a ser muy interesante ver cómo percibimos a la gente después de tanto tiempo y creo que la moda será una forma de sorpresa cuando pase todo esto», dijo.

María D. Valderrama

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *