El día en el que se honra a los Santos Difuntos, el 1 de noviembre, y  cuando los mexicanos visitan a sus muertos en el panteón, ante la creencia de que regresan a visitar, más de 40 momias llegaron a Charlotte.

Bajo fuertes medidas de seguridad se comenzó a montar la exhibición Mummies of the World en Discovery Place. Se trata de la mayor exposición de cuerpos momificados y objetos relacionados nunca antes reunida, ofreciendo una increíble colección de 150 objetos reales y especímenes de animales y humanos de América del Sur, Europa, Asia, Oceanía y Egipto.

Entre los ‘tesoros’ de la muestra destaca una momia de un niño peruano de 6,420 años de antigüedad en un sorprendente buen estado de conservación. ‘El niño Detmold’ es una de las momias más antiguas que se conservan y que pertenece al museo Landes de Detmold, en Alemania.

Según las pruebas de carbono a las que ha sido sometida, el pequeño vivió hacia el 4,504-4,457 antes de Cristo. Un reciente escáner ha ofrecido otros datos, como la edad que tenía cuando murió, la causa de la muerte y su estado de salud.

En su debut en el sureste de los Estados Unidos, previamente se mostraron en Los Angeles y Filadelfia, se podrán observar juntos los cuerpos de una familia. Michael y Veronica Orlovits y su hijo Johannes Orlovits de 10 meses fueron momificados en el siglo 18, y se conservaron en buen estado gracias a la combinación de frío, aire seco y el aceite de las tablas de pino con las que se construyeron sus ataúdes. Los análisis de ADN han ofrecido información sobre la causa de su muerte.

El Museo de Historia Nacional Húngaro, en Budapest, ha cedido las momias para esta muestra.

La momia de un noble alemán del siglo 17 (se cree que murió durante la Guerra de los 30 años (1618-1648) en Sommersdorf, Alemania fue encontrada en la cripta de un castillo con las botas puestas.

También forman parte de la muestra varias momias de animales egipcios que han sido hallados junto a sus dueños. Los gatos egipcios que se exhiben datan de la Dinastía Ptolemaica, y reflejan el ritual que se seguía para embalsamarles utilizando sales y resinas. Las momias han sido cedidas por varios museos alemanes.

Las nuevas tecnologías y las modernas herramientas utilizadas por los forenses han permitido estudiar las momias y añadir valiosa información sobre la fecha en la que murieron, su estado de salud y las causas por las que fallecieron.

En la muestra se explican los métodos utilizados para examinar los cuerpos sin dañar las momias.

Los responsables de la exposición subrayan que los hallazgos de numerosos ejemplares en lugares tan distantes como los desiertos de Sudamérica o varios países europeos demuestran que la momificación era una técnica utilizada en gran parte del mundo.

Y no, no van a estar las Momias de Guanajuato. Los cuerpos momificados, por accidente, naturalmente enterrados en su mayoría durante un brote de cólera en México en el año 1833 y que actualmente son una de las mayores atracciones turísticas del estado mexicano se exhiberon recientemente en Dallas, Texas.