Los expedicionarios mexicanos Camila y Carlos, del programa Vuelta al Mundo, visitan la Mezquita de Córdoba (España), en su décimo sexta jornada del viaje que les lleva por España y Portugal. EFE/Macarena Soto

Córdoba (España), 5 ago (EFE).- Las columnas islámicas de la Mezquita-Catedral de Córdoba (sur de España) se entremezclan con capillas católicas y éstas con toques helénicos, romanos y bizantinos, un templo de “multiculturalidad” para la expedición iberoamericana Vuelta al Mundo que la visitó este viernes.

La expedición, formada por 36 jóvenes iberoamericanos, comenzó el pasado 21 de julio en Madrid y hasta el 13 de agosto recorre parte de España y Portugal en un homenaje a los marinos Fernando de Magallanes y Juan Sebastián Elcano, responsables de la primera circunnavegación del mundo (1519-1521).

El programa está financiado por la Agencia Española de Cooperación Internacional (Aecid) y apoyado por entidades como la Secretaría General Iberoamericana, la Universidad Autónoma de Madrid o la Unión de Ciudades Capitales Iberoamericanas (UCCI).

Los expedicionarios comenzaron su décimosexta jornada con una caminata por la sierra de la localidad cordobesa de Posadas, donde pasaron la noche anterior, y tras ella se dirigieron a la capital de la provincia para visitar su monumento más ilustre.

La mezquita de Córdoba fue construida a partir de una basílica visigoda entre los años 786 y 788 tras la entrada de los musulmanes a la península ibérica en 711.

Ante el crecimiento de la población de la ciudad, el príncipe Abderramán I decidió fundar la “primitiva mezquita”, que en los siglos posteriores experimentaría varias ampliaciones, y en 1146 fue consagrada al culto católico, tras la conocida como Reconquista cristiana.

UN TEMPLO DE CONVIVENCIA

Entre los jóvenes que pasearon por los pasillos de la Mezquita-Catedral, varios latinoamericanos se sorprendieron por la convivencia de culturas y sus variados estilos arquitectónicos.

“En México no tenemos esto, nunca había visto que un templo se pudiera usar por varias religiones a la vez”, dijo a EFE la expedicionaria mexicana Camila.

“Me llamó especialmente la atención la arquitectura, dicen que esta mezquita es representativa por los arcos en colores, todo me ha impresionado, todos los detalles y el tamaño, porque normalmente una mezquita no es tan grande”, continuó la expedicionaria mexicana.

Camila destacó además el hecho de que varios credos puedan convivir en el mismo templo: “En México nunca había visto algo así, es normalmente cristiana o de otras religiones”.

En esa misma línea se expresó el expedicionario paraguayo Iván, quien declaró a EFE que en su país “no hay nada parecido”.

“Es un lugar muy hermoso, nunca antes había visto algo así, es algo que no esperaba y es algo hermoso que pueda vivir esta experiencia”, afirmó.

A Iván le atrajo especialmente la parte católica con “esas estructuras e imágenes tan hermosas”, así como la “historia que hay detrás de ellas”.

“Ha sido impactante, no me lo esperaba, allá no es normal y presenciar esta mezcla de culturas es algo maravilloso”, opinó.

La visita no solo impresionó a los participantes latinoamericanos, 12 de los 36, sino también a los españoles y en concreto a Ibtissam, expedicionaria española y musulmana de Ceuta, ciudad española en el norte de África.

Ibtissam fue la encargada de explicar a sus compañeros algunas de las curiosidades del templo, como que, a diferencia de la gran mayoría de las mezquitas del mundo, está orientada hacia el sur y no hacia la Meca, punto de rezo de los musulmanes.

“Me ha gustado mucho que el resto de expedicionarios se interesaran por mi religión, creo que es una religión buena y que si la conocieran a mucha gente, le haría mucho bien”, explicó.

Este sábado los jóvenes de la Vuelta al Mundo seguirán con su recorrido por la provincia de Córdoba y el domingo llegarán a la ciudad también andaluza de Granada, donde visitarán la Alhambra, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco al igual que la mezquita cordobesa, y subirán el monte más alto de la península ibérica, el Mulhacén con 3.479 metros.

Macarena Soto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.