Cali (Colombia), 8 nov (EFE).- La directora de la II Bienal Internacional de Danza de Cali, Amparo Sinisterra de Carvajal, subrayó hoy el poder transformador que tiene el baile en todas sus expresiones como un instrumento «maravilloso» para consolidar la paz en Colombia.

Sinisterra, de 79 años, lleva toda una vida dedicada al mundo de la cultura y es ahora, en esta segunda edición de la Bienal, que se celebra hasta el 14 de noviembre, cuando empieza a ver los frutos del trabajo por convertir el baile en un motor transformador para el país.

«La danza es un instrumento maravilloso para la paz. Es el elemento que hace que el cuerpo humano en movimiento logre manifestar sus sentimientos. Uno no danza peleando, sino para celebrar, encontrarse y compartir», expresó a Efe la directora después de asistir a un curso de salsa caleña en la Casa Proartes.

Además de ser un elemento pacificador, bailar también transforma la vida de aquellos que lo practican, según Sinisterra, sobre todo a los jóvenes que optan por las escuelas de danza como medio de vida para el futuro.

«Cada escuela tiene un propósito y es sacar y defender a los niños transformando sus vidas a través de algo que les fascina: bailar. Eso transforma la vida, no solamente de los niños, sino también de las familias porque esos críos se vuelven el centro de todo», agregó.

Con la intención de materializar esta premisa, los organizadores del festival organizaron el concurso «En Cali se baila así» en el que participaron agrupaciones de las 22 comunas (barriadas) de la ciudad colombiana y cuyos dos finalistas de cada categoría (salsa, folclore y «street dance») inauguraron la Bienal el viernes.

Congregar a todos los barrios populares de la tercera ciudad más importante del país fue un proceso de un año y nada fácil, según Sinisterra, porque «ellos no querían una intervención de un jurado para dijeran este sí o este no».

Las comunas «tienen sus ciclos allá y con las Juntas Administradoras Locales (JAL) decidieron qué grupos los debían representar en el concurso y qué ritmos presentar», añadió.

Con apenas tres días de Bienal, Sinisterra se siente «muy realizada» de haber congregado a la ciudad y también a 26 compañías de danza nacionales y otras 12 internacionales en una iniciativa que cuenta con el apoyo del Ministerio de Cultura de Colombia y la Alcaldía de Cali.

«Esto le ha dado mucho sentido a mi vida porque me ha tocado ver los resultados» de tantos años de trabajo, confiesa Sinisterra, quien recuerda que la música y el baile han sido dos elementos que siempre han estado muy presentes en su vida y familia.