Ginebra, 24 oct (EFE).- Ginebra acoge desde hoy y hasta mediados de diciembre la simbólica escultura creada por el artista español Cristóbal Gabarrón para recordar los 70 años de la creación de la ONU que se cumplieron en 2015 y que ahora se ha instalado en la ciudad suiza con motivo del Día de las Naciones Unidas.

La escultura “Universo de luz” fue instalada el año pasado en pleno corazón de Central Park de Nueva York, donde está la sede principal de la ONU, y ahora se ha trasladado a Ginebra, ciudad que acoge a varios organismos de Naciones Unidas.

Gabarrón ideó una esfera de espejos y alrededor una cadena con 70 figuras humanas de tamaño real que reflejan una ciudadanía global, la solidaridad, la tolerancia, el respeto por la naturaleza y la responsabilidad compartida.

Una escultura que se ha colocado frente al lago Lemán, cerca de la sede de la ONU, que hoy celebra los 71 años de la entrada en vigor de la Carta de Naciones Unidas.

“Ha sido una ceremonia emotiva en la que hasta el tiempo nos ha respetado y se han destacado los valores que representa la instalación y la ONU”, señaló a Efe el artista, que reside entre España y Estados Unidos.

Ginebra es, explicó Gabarrón, el punto de partida de una serie de exhibiciones en todo el mundo de la escultura, que también se podrá admirar en Bruselas, París y Londres, entre otras ciudades.

Para el artista, su obra representa “un mundo más seguro y más solidario” y refleja la necesidad de que “haya un diálogo” entre las personas para entenderse.

Las figuras humanas, de diferentes formas y colores y cogidas de la mano, representan a mujeres, niños, mayores y a personas de diferentes orígenes y razas.

La esfera, por su parte, está formada por 1.860 triángulos de espejos y mide 6.371 milímetros, para recordar el radio medio de la Tierra, de 6.371 kilómetros.

La colocación de los espejos “distorsiona el reflejo del observador” y generan un puzzle de imágenes de las esculturas, la gente y la naturaleza que le rodean.

“Todo depende del espacio, el color y el posicionamiento en el que uno se sitúe y vea las cosas”, afirmó el artista.

Se trata así de una obra interactiva, que invita al visitante a entrar en el pasillo creado por la cadena humana para alcanzar la esfera central.

Gabarrón ha dejado a propósito abierto un pasillo entre dos de las figuras para que los visitantes puedan completar la cadena humana y por ende convertirse en parte de la instalación.

En la ceremonia participaron el director general de la Oficina de la ONU en Ginebra, Michael Møller; el embajador representante permanente adjunto de España, Victorio Redondo Baldrich, y el propio Gabarrón.

Møller señaló durante el acto que “Universo de luz” es “un buen recuerdo de la responsabilidad de cada uno a la hora de hacer frente a los retos globales, que quedan reflejados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible”.

El alcalde de Ginebra, Guillaume Barazzone, por su parte, recalcó que la escultura de Gabarrón, que pesa 24 toneladas, “simboliza el anhelo por la paz y la tolerancia”.