Chicago (IL), 22 oct (EFEUSA).- El inmigrante mexicano Juan José Noyola ha mantenido vivo, por más de una década en Chicago el género romántico de la música mexicana con su Rondalla Voces Románticas.

El afán de Noyola por promover la música romántica de rondalla, según declaró a Efe, se debe a la necesidad de «traer un cachito de nuestro México» a Estados Unidos, con «un género aprendido de nuestros padres».

Agregó que «además, venimos de la mujer y a la mujer hay que respetarla y amarla toda la vida. Esa es nuestra razón de ser románticos».

Noyola nació en San Luis Potosí, México, y llegó a Chicago en 1990.

Como todo inmigrante vino con el objetivo de progresar, pero también trajo el romanticismo musical tradicional mexicano que trató de expresar a través de voces y guitarras.

Primero se integró como servidor en la parroquia San Román, donde formó un coro y pudo conocer a quienes integrarían la Rondalla Voces Románticas de Chicago.

Según recordó, fueron muchos días de «ensayos, sacrificio y disciplina» hasta conseguir formar un conjunto que debutó en la parroquia el 14 de febrero de 2002, Día del Amor y la Amistad.

El integrante más joven tiene 28 años y el mayor casi 60.

La rondalla deriva de la Rondalla de Saltillo, una agrupación universitaria que se originó en la década de los años sesenta en el estado mexicano de Coahuila. Su nombre nace de la palabra «ronda», por la forma circular en que se presenta la agrupación con sus instrumentos de cuerda.

Voces Románticas tiene 14 guitarristas, todos de origen mexicano, que trabajan durante el día en ocupaciones diversas y durante dos veces por semana se dedican a cantar canciones de amor en eventos culturales, bodas y serenatas. Todo el dinero recaudado es donado a iglesias locales.

Además, en una ciudad donde los narcocorridos, la música de banda y norteña predominan en las estaciones de radio en español, los conjuntos de este tipo ayudan a las generaciones nacidas en Chicago a conocer la música tradicional mexicana y a no perder el contacto con su lado romántico.

«Ellos van entendiendo al expresarse en la música, cómo se expresa el amor», expresó Noyola.

Reconoció que es una tarea difícil «porque hoy día todo es virtual» y los jóvenes se envían flores, besos o pasteles en forma electrónica. Todo se hace a través de las redes sociales como el Facebook, «y tenemos que tratar de evitar que la tecnología nos separe», señaló.

Sin embargo, así como la música Mariachi ha llegado a todos promovida en escuelas, Noyola recauda fondos para abrir en Chicago el primer centro de enseñanza de música romántica fuera de México.

«Sería algo muy fino y hermoso, parte de nuestra tradición cultural romántica», expresó el músico, quien ya trajo tres veces a Chicago a exintegrantes de la Rondalla de Saltillo para presentaciones benéficas.

Otros integrantes de Voces Románticas, como Fernando Rodríguez que se incorporó hace tres años, también opinaron que la juventud desconoce lo que es la música rondalla y debe ser motivada para «no perder el romanticismo».

Por su parte, Fredy Rosales opinó que los jóvenes «no saben que el romanticismo es una manera de expresar los sentimientos».

Una serenata realizada con música romántica sirve para conquistar, reconciliar o rendir homenaje a una madre. «Todo es más fácil con una serenata», señaló Rigoberto Bahena, otro de los integrantes del grupo que se ha hecho conocido en todo Illinois y en los estados vecinos.