Lima, 6 oct (EFE).- Un grupo de expertos y arqueólogos peruanos concluyó hoy un debate de dos días donde expresaron sus opiniones sobre la ubicación que tiene proyectada el futuro Museo Nacional de Arqueología (Muna), informó hoy el Ministerio de Cultura en un comunicado.

El museo, cuya construcción tiene una inversión presupuestada de 500 millones de soles (unos 147 millones de dólares), está previsto que se ubique en el distrito de Lurín, uno de los municipios del extrarradio de Lima, situado en el sur de la capital peruana.

Entre los participantes del debate estuvo la arqueóloga Ruth Shady, descubridora de la ciudad de Caral, la civilización más antigua de América conocida hasta ahora, y el arqueólogo Walter Alva, descubridor de la tumba del Señor de Sipán, el primer gran soberano del antiguo Perú, comparado con el faraón egipcio Tutankamón.

Otros integrantes fueron el exviceministro de Patrimonio Cultural, Luis Jaime Castillo, el artista plástico Fernando de Szyszlo y especialistas e investigadores como Luis Guillermo Lumbreras, Alfonso Castrillón y Alfredo Narváez.

Shady expresó su preocupación por la ubicación prevista para el museo al argumentar que en esa zona ya hay un museo con su propia historia, correspondiente a la área arqueológica de Pachacamac, uno de los centros más importantes en la Lima prehispánica.

Alva, quien también es director del Museo Tumbas Reales de Sipán, en la ciudad norteña de Chiclayo, consideró que el lugar idóneo para el museo es el zoológico del Parque de las Leyendas, un lugar más céntrico y accesible.

El arqueólogo manifestó su confianza en que el Gobierno pueda modificar y salvar el presupuesto antes de «cargar con un museo gigantesco con alto costo de mantenimiento».

Castrillón opinó que los accesos al museo y su paisaje urbano son inadecuados y advirtió el riesgo de tener un «elefante blanco» al afirmar que «el proyecto está sobredimensionado».

Luis Guillermo Lumbreras defendió la ubicación proyectada para el Muna al argumentar que permitirá tener un grupo de especialistas concentrado en la zona y ayudar a la protección de la zona.

Luis Jaime Castillo explicó que la primera razón para pensar en un museo nacional no fue servir al público, sino conservar el patrimonio cultural mueble en las mejores condiciones, comparables a las que tendría un país desarrollado como Suecia.

El proyecto del Museo Nacional de Arqueología fue presentado durante el Gobierno del presidente Ollanta Humala (2011-2016) para albergar 500.000 piezas patrimoniales que no pueden ser exhibidas actualmente por falta de un lugar adecuado, además de laboratorios de conservación e investigación y depósitos especializados.