En segundo lugar quedó el federalista Partido Liberal de Quebec (PLQ), con 21 escaños, seguido por Québec Solidaire (QS), la izquierda soberanista, con 11 diputados, y el PQ con solo 3. Imagen de archivo. EFE/EPA/WARREN TODA

Toronto (Canadá), 4 oct (EFE).- La debacle del soberanista Partido Quebequés (PQ) en las elecciones celebradas el lunes en Quebec, junto con la contundente victoria del partido Coalition Avenir Québec (CAQ), consagra una nueva etapa de nacionalismo pragmático en la provincia canadiense.

Con el 99,99 % del recuento terminado, los datos de Elecciones Quebec otorgan a Coalition Avenir Québec (CAQ), un partido nacionalista del centro-derecha dirigido por Francois Legault, 90 de los 125 escaños de la Asamblea Nacional, el parlamento provincial.

En segundo lugar quedó el federalista Partido Liberal de Quebec (PLQ), con 21 escaños, seguido por Québec Solidaire (QS), la izquierda soberanista, con 11 diputados, y el PQ con solo 3.

Con estos resultados, el otrora poderoso movimiento separatista quebequés quedó reducido a 14 de los 125 escaños de la Asamblea Nacional.

El PQ, que cuando estuvo en el poder organizó los dos referendos independentistas de 1980 y 1995, obtuvo el peor resultado de su historia, peor que los siete diputados que consiguió en 1970, las primeras elecciones en las que participó tras su creación en 1968.

Y el PLQ, que junto con el PQ ha dominado la vida política de Quebec durante los pasados 50 años, quedó reducido prácticamente a la ciudad de Montreal, la más populosa de la provincia, y sus alrededores.

NACIONALISMO PRAGMÁTICO

Daniel Béland, director del Instituto McGill para el Estudio de Canadá y profesor de la Universidad McGill de Montreal, explicó a Efe que el colapso del PQ y la victoria del CAQ es fruto del pragmatismo de Legault, un empresario nacionalista que ha aparcado el ideal independentista.

“El CAQ es muy popular entre los votantes francófonos de más edad y ha encontrado la forma de atraer a bastantes antiguos votantes del PQ y de los liberales en parte por su nacionalismo que no promueve la independencia y su plataforma económica con un centrismo fiscal”, declaró Béland.

Es precisamente esa coalición la que, en opinión de Béland, aleja la posibilidad de una nueva consulta separatista.

“Aunque algunos comentaristas y rivales de CAQ dicen que Francois Legault, que en el pasado fue ministro con el PQ, sigue siendo un soberanista, la verdad es que su coalición se mantiene unida en gran parte por su compromiso a no organizar un nuevo referendo”, dijo.

“Hay muchos federalistas que votan a CAQ y participan en su Gobierno. Así que cambiar su política sobre referendos y soberanía pondría en peligro la propia supervivencia de su coalición electoral que aunque es nacionalista también es pragmática”, añadió.

La victoria de Legault sin embargo no significa que no vaya a plantear problemas al Gobierno federal canadiense y al primer ministro del país, Justin Trudeau.

COLABORACIÓN CON OTTAWA

Béland destacó que Legault “va a seguir empujando para que Quebec tenga más autonomía provincial y más competencias en áreas como inmigración, algo que es muy polémico”.

De momento, Trudeau se apresuró a felicitar a Legault y CAQ por su reelección. Poco después de conocer la victoria de CAQ, Trudeau emitió un comunicado en el que señaló que quería seguir trabajando con Legault y el Gobierno quebequés.

“Juntos haremos Quebec, de la que estoy tan orgulloso, incluso un mejor sitio para vivir”, añadió.

Con todo, aunque los resultados pueden parecer claros, la realidad es un poco más complicada gracias al sistema de escrutinio mayoritario uninominal, conocido en inglés como “first-past-the-post”, con el que se celebran elecciones en Quebec y en el resto de Canadá.

Mientras que CAQ consiguió 1.685.543 votos, o el 40,98 % de los votos emitidos, tendrá el 72 % de los escaños de la Asamblea Nacional.

La “injusticia” del sistema de escrutinio mayoritario es incluso más acusada en el resto de los partidos.

El PLQ consiguió 591.007 votos y el 14,37 % de los votos, lo que le otorgará 21 diputados. Pero QS con más votos, 634.512 y un 15,43 % de las papeletas emitidas, tendrá la mitad, 11 diputados. Y el PQ, con 600.686 votos y un 14,61 % solo tres escaños.

El más perjudicado fue probablemente el federalista Partido Conservador de Quebec que obtuvo 530.891 votos, un 12,91 % de las papeletas emitidas, y a pesar de ello no entrará en la Asamblea Nacional.

Julio César Rivas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *