Un vehículo transita por el malecón tras el paso del huracán Ian, en La Habana (Cuba). Foto de archivo. EFE/ Yander Zamora

La Habana, 5 oct (EFE).- El severo azote del huracán Ian a su paso por el occidente de Cuba ocasionó múltiples afectaciones materiales y a servicios básicos como la red comercial, a la que dejó más de 900 instalaciones dañadas, entre unidades minoristas, bodegas y almacenes, reportan este miércoles medios estatales.

Dada esta contingencia, “se adaptaron locales, se reordenaron unidades y algunas unidades están siendo rescatadas”, informó la ministra de Comercio Interior, Betsy Díaz Velázquez.

Entre ellas, anunció que desde este 6 de octubre se entregarán módulos de alimentos en las cuatro provincias afectadas (Pinar del Río, Artemisa, La Habana y Mayabeque) y el municipio especial Isla de la Juventud.

Ese suplemento alimenticio -que se distribuirá a 3.553.000 consumidores de esos territorios incluirá la entrega de tres libras de arroz, carnes en conserva y artículos de aseo, según detalló la titular citada por el periódico “Tribuna de La Habana”.

Asimismo aseguró que todos los productos de la canasta básica que se distribuyen a los núcleos familiares a través de la cartilla de racionamiento “están en el país” y pidió “tranquilidad” a la población al respecto.

Díaz Velázquez dijo que la distribución de productos comenzó en las bodegas el primero de octubre bajo el concepto de “poner presencia”, para que la población reciba algunos de ellos de manera paulatina.

El Estado cubano mantiene desde 1963 una cartilla de racionamiento subvencionada, que aunque ha visto muy menguada su lista de productos, oferta una cuota de pan diaria, y al mes incluye café, sal, arroz, granos, azúcar, jabón, y huevos a precios simbólicos.

La ministra también se refirió a la distribución de colchones a los damnificados que lo han solicitado y reconoció que “no ha llegado a todos, porque aún se están levantando las afectaciones, pero hay un nivel de respaldo para los casos que lo necesiten”.

Sobre la comercialización de los materiales de construcción para reparar las viviendas con averías, afirmó que en Pinar del Río -la zona con mayores estragos- ya están en todos sus municipios, aunque consideró que “el reto está en la velocidad que le pongamos a la venta y los trámites que llevan”.

En el caso de Artemisa y la capital especificó que tienen habilitadas tiendas donde se venden elementos de techos, cemento y bloques.

Además recordó que las personas afectadas pueden adquirirlos por subsidio, a través de créditos bancarios, pagar al contado si tienen capacidad financiera o a plazos.

El huracán Ian, el primero en afectar directamente el territorio de Cuba en la actual temporada de ciclones, provocó cinco muertos, y graves daños a viviendas, la agricultura y los servicios de electricidad y telefonía, cuantificados hasta ahora de manera parcial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *