Personas se manifiestan durante la huelga ciudadana de 48 horas en Santa Cruz (Bolivia), en una fotografía de archivo. EFE/Juan Carlos Torrejón

La Paz, 15 ago (EFE).- Representantes del Gobierno boliviano se reúnen este lunes con autoridades regionales y municipales de la región oriental de Santa Cruz, la mayor del país, para sostener un diálogo “técnico” sobre el censo de población y vivienda, cuyo aplazamiento a 2024 dio lugar a protestas en ese departamento.

Al encuentro, que comenzó a media tarde, asisten el ministro de Planificación del Desarrollo, Sergio Cusicanqui; el portavoz presidencial, Jorge Richter; el gobernador de Santa Cruz, el opositor Luis Fernando Camacho; el alcalde cruceño, Jhonny Fernández, y representantes de la estatal Universidad Gabriel René Moreno, entre otros.

La reunión continuaba pasadas las 20.30 locales (00:30 GMT).

Antes de entrar al diálogo, Camacho sostuvo que “todo Santa Cruz está esperando una respuesta” sobre el censo y recordó que el encuentro se efectúa después de dos huelgas ciudadanas, marchas y pedidos de información que no habían sido atendidos.

“Esperamos que este día tenga por lo menos Santa Cruz una respuesta específica, y que no hablen solo de la posibilidad o imposibilidad, sino que concretemos que el censo debe realizarse el 2023”, afirmó el gobernador.

También antes del encuentro, Richter manifestó que el Gobierno “está escuchando el conjunto de propuestas” en una serie de reuniones planificadas en las nueve regiones bolivianas.

“La fecha es una construcción colectiva entre todos, una vez que tengamos un conocimiento acabado e importante del momento en el cual se encuentra hoy el censo”, indicó.

El portavoz remarcó que en la reunión de este lunes se vería “en qué estado se encuentra” el censo, “cómo se puede avanzar, cuáles son las etapas que lo constituyen, cuánto tiempo demanda cada una de estas etapas” y que se recibirían las propuestas sobre todo de la universidad al respecto.

Ante las amenazas de nuevas movilizaciones en Santa Cruz, Richter afirmó que “hay que apostar al diálogo como el mejor mecanismo de entendimiento” y que “no es bueno señalar medidas que sean amenazantes”.

El Gobierno de Arce resolvió en julio aplazar para 2024 el censo de población y vivienda que debía efectuarse en noviembre, avalado por algunas regiones y municipalidades y bajo el argumento de la pandemia y algunas dificultades logísticas como el diseño de la boleta y las cartografías regionales, entre otras.

Santa Cruz es la región que más ha insistido con la realización de la encuesta debido a que de ella dependen aspectos como una nueva distribución de recursos según la población y la asignación de cuotas de representación política en el Parlamento.

Los líderes cruceños ven un “interés político” en la postergación ya que, al conocerse los datos de la consulta en 2025, año de comicios nacionales, las decisiones sobre un nuevo pacto fiscal y la distribución de representación parlamentaria quedarían aplazadas y en manos de un nuevo Gobierno.

Por su parte, el oficialismo ve como intentos de “sedición” y “desestabilización” las protestas contra el aplazamiento de la consulta, mientras que algunos sectores han pedido que se efectúe en 2023.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.