París, 28 may (EFE).- Dos victorias en los dos partidos argentinos en la primera jornada de Roland Garros en la que Horacio Zeballos se impuso en tres sets y Marco Trungelliti remontó dos para acabar imponiéndose en un maratón épico.

El tenista de Santiago del Estero, de 27 años, que ya el año pasado dejó huella en París de su abnegación al derrotar en la primera ronda al croata Marin Cilic, volvió a demostrar que la tierra batida francesa impulsa su tenis.

Casi cuatro horas precisó para derrotar al francés Quentin Halys, un chaval de 20 años que entró en el cuadro final gracias a una invitación de los organizadores.

El resultado final, 3-6, 6-7(4), 7-6(2), 6-4, 6-4, muestra bien la batalla que se vivió en la pista 1, la conocida como plaza de toros por su aspecto, una de las que desaparecerá con la reforma que se está llevando a cabo en Roland Garros.

A diferencia de su rival, Trungelliti, 161 del mundo, tuvo que ganarse el derecho a jugar en el cuadro final de Roland Garros. El el viernes pasado acababa exitoso su fase previa para jugar el cuadro final de un Grand Slam por tercera vez en su carrera.

Ni la fatiga acumulada en una primera semana, ni las elevadas temperaturas que se marcaron en París pudieron con el argentino, que se aferró al partido a medida que su inexperto rival iba diluyéndose en la pista.

Un problema físico en el último tramo acabó por elevar los nervios del francés, que sucumbió ante Trungelliti.

Para superar la segunda ronda, algo que nunca ha logrado el argentino en un grande, deberá imponerse al español Guillermo García López, todo un experto en la tierra batida, que hoy derrotó al luxemburgués Gilles Muller, cabeza de serie 26, por 7-6(4), 6-7(2), 6-2, 6-2.

Más fácil fue el desempeño de Zeballos, que también tenía enfrente a un francés, Adrian Mannarino, al que derrotó por 7-5, 6-3 y 6-4 en dos horas y 12 minutos.

El de Mar del Plata, de 32 años, que disputa su quinto Roland Garros fue muy superior al galo, arropado por el público en la pista Suzanne Lenglen, la segunda en importancia del complejo parisiense.

Ahora tiene el reto de superar por vez primera en su carrera la segunda ronda de un grande y enfrente tendrá precisamente al hombre que lo impidió en el pasado Abierto de Australia, el cañonero croata Ivo Karlovic, que parte con la vitola de cabeza de serie número 23.

En Melbourne, Zeballos cedió al término de un duelo épico, de esos que marcan historia, que se resolvió en un quinto set por 22-20 y tras cinco horas y cuarto de intenso juego.

Para ganar a Zeballos, Karlovic tuvo que afinar su mejor arma, el servicio, y en aquel partido de Australia batió el récord de puntos directos de saque del torneo, que poseía desde 2005 el sueco Joachim Johansson, quien anotó 51 saques directos ante el estadounidense Andre Agassi.

A la espera de que entre en juego Juan Martín del Potro, que volverá a Roland Garros tras cuatro años de ausencia, mañana debutan en la arcilla parisiense Federico Delbonis, contra el ruso Konstantin Kravchuk; Nicolas Kicker contra el bosnio Damir Dzumhur; y Diego Schwartzman, ante el ruso Andrey Rublev.