Tokio, 7 sep (EFE).- La arquitecta angloiraquí Zaha Hadid anunció hoy que volverá a presentar un proyecto al concurso público para la construcción del estadio olímpico de Tokio 2020, después de que el Gobierno desechara su diseño anterior tras dispararse sus costes.

Hadid está trabajando en colaboración con el grupo nipón Nikken Sekkei para realizar un nuevo proyecto y remitirlo a la convocatoria abierta por el Ejecutivo nipón y el comité organizador de Tokio 2020, señalaron ambas partes en un comunicado conjunto publicado hoy.

“A partir de sus dos años de trabajo y de experiencia (en el proyecto de estadio olímpico anterior), Zaha Hadid Architects y Nikken Sekkei están capacitados para desarrollar con rapidez un diseño y un presupuesto equilibrados”, afirma el comunicado.

El objetivo de Hadid y el grupo de construcción y diseño nipón es “presentar el proyecto más eficaz y con el coste más ajustado posible para que el estadio se termine a tiempo para Tokio 2020”, añadió Hadid, galardonada con el premio Pritzker en 2004.

Su diseño anterior para el nuevo coliseo olímpico resultó elegido en 2012, pero el pasado julio el Gobierno japonés decidió descartarlo después de que su coste de construcción se disparara hasta los 252.000 millones de yenes (1.855 millones de euros/2.063 millones de dólares), el doble de lo inicialmente presupuestado.

El proyecto original de la arquitecta contaba con 80.000 plazas y techo retráctil, y antes de ser desechado recibió un aluvión de críticas en Japón debido a su coste, a su magnitud excesiva y a su diseño poco adaptado al entorno.

Según las nuevas directrices del Gobierno, el nuevo estadio olímpico para Tokio 2020 tendrá un presupuesto máximo de 155.000 millones de yenes (1.131 millones de euros/1.286 millones de dólares) y contará con 68.000 asientos fijos.

La convocatoria para presentar nuevos proyectos permanecerá abierta hasta el próximo noviembre y está previsto que el nuevo estadio comience a construirse a finales de 2016 y se termine para comienzos de 2020.