Toronto (Canadá), 24 jul (EFE).- Un caso de asalto sexual protagonizado supuestamente por un waterpolista brasileño buscado por la Policía empañó la antepenúltima jornada de los Panamericanos de Toronto, en la que el canadiense Andre de Grasse se consagró como rey de la velocidad de los Juegos al ganar también los 200 metros.

La Policía canadiense ha emitido una orden de arresto contra el jugador de la selección brasileña de waterpolo Thye Mattos Ventura, acusado por asalto sexual por una joven, y teme que pueda haber más víctimas, informaron las autoridades de Toronto en rueda de prensa.

La denuncia fue presentada por una mujer de 22 años que asegura que fue asaltada por el deportista, de 27, mientras dormía en su casa de Toronto el día 16, horas antes de que el jugador abandonase el país tras ganar con su selección la medalla de plata.

Según la versión de la denunciante, se encontraba ese día en su domicilio con una amiga y dos hombres cuando se fue a dormir y uno de ellos entró en su habitación y abusó de ella sexualmente.

Por su parte, el waterpolista dijo que tuvo una relación consentida con ella, explicó el supervisor técnico de la selección brasileña de waterpolo, Ricardo Cabral. El portero regresará a Brasil desde Rusia, donde estaba concentrado con su equipo.

Esta noticia eclipsó el inicio de una jornada en la que el canadiense Andre De Grasse se adjudicó el oro en los 200 metros al superar por dos centésimas en una emocionante carrera al jamaicano Rasheed Dwyer y al panameño Alonso Edward.

El canadiense firmó un trepidante cierre en los últimos 50 metros para superar a sus rivales con un crono de 19.88 segundos y convertirse en el hombre más veloz de las justas, pues también había ganado la prueba de 100 metros lisos hace un par de días.

En la final de mujeres Estados Unidos hizo doblete con Kaylin Whitney y Kyra Jeferson en una final en la que la ecuatoriana Ángela Tenorio no se recuperó de una salida lenta y se quedó sin medallas.

Cuba sacó la cara por América Latina con los triunfos de Pedro Pichardo en el triple salto y de Denia Caballero, en el lanzamiento del disco.

Una de las actuaciones más destacadas de este viernes la cumplió el estadounidense David Oliver, campeón mundial de los 110 metros vallas, quien corrió dos veces en menos de una hora y aún así se impuso en la final con un récord panamericano de 13.08 segundos.

En los 1.500 metros, el estadounidense Andrew Wheating guardó gas para el final y con un buen remate ganó la presea de oro con 3:41.36 minutos, para derrotar en la línea a los canadienses Nathan Brannen (3:41.66) y Charles Philibert-Thibou (3:41.79).

En la otra prueba de pista del día, los 3.000 metros con obstáculos,la estadounidense Ashley Higginson impuso récord panamericano de 9:48.12; llegó con ventaja a la última vuelta y terminó fuerte para relegar a su compatriota Shalaya Kipp (9:49.96).

El campeón olímpico de lanzamiento de jabalina, Keshorn Walcott (TTO), cumplió las expectativas y se llevó la medalla de oro con 83.37 metros. El brasileño Julio de Oliveira fue bronce. En salto de longitud de mujeres se impuso la canadiense Christabel Nettey con 6.90 metros, delante de la bahameña Bianca Stuart (6.69).

Cuando quedan dos jornadas del atletismo, Estados Unidos encabeza el medallero de este deporte con 10 oros, 12 platas y 13 bronces, seguido de Canadá (10-5-5), Cuba (3-2-1), Jamaica (3-1-2) y Trinidad y Tobago (2-2-0).

Otro de las citas importantes del día fue la del baloncesto masculino. Brasil y Canadá jugarán mañana la final tras superar a República Dominicana y Estados Unidos respectivamente. Brasil jugó con fuego al reservar energías y ganó, con más apuros de los previstos, por 68-62.

La selección anfitriona, por su parte, se aseguró la obtención de una medalla en unos Juegos Panamericanos por primera vez en su historia al derrotar a Estados Unidos en la prórroga por 108-111.

En raquetbol, la mexicana Paola Longoria, campeona del mundo en 2014, ganó hoy dos oros en las finales individual y en la de dobles con su compatriota Samantha Salas. Con la plata de Álvaro Beltrán, México sumó un total de cinco medallas en este deporte, que permitió a la delegación boliviana estrenarse en el medallero general con sendas preseas de plata y bronce.

Las instalaciones de Toronto en las que se disputan todas estas pruebas se asientan en los territorios ancestrales de tribus indígenas canadienses por lo que, por primera vez en la historia de la competición, las culturas aborígenes están representadas oficialmente durante los juegos.

En reconocimiento del papel que tienen los nativos en estos Panamericanos, el comité organizador firmó acuerdos con dos naciones indígenas, los Mississauga y los New Credit First Nation, que los han convertido en los anfitriones aborígenes oficiales.

Dicho comité organizador ofreció hoy algunos detalles de la ceremonia de clausura del evento, que se producirá el domingo 26 de julio, y dijo que será «tan espectacular» como la de apertura.

El consejero delegado de Toronto 2015, Saäd Rafi, reveló en rueda de prensa que la ceremonia de clausura contará con la participación de centenares de extras además de los artistas Serena Ryder, Kanye West y Pitbull.