Gap (Francia), 21 jul (EFE).- Las relaciones entre Oleg Tinkov, patrón del Tinkoff-Saxo, y el director del Tour de Francia, Christian Preudhomme, son inexistentes, hasta el punto de que el responsable de la «Grande Boucle» «se da la vuelta» cuando ve al dirigente de la escuadra danesa, según este último.

Tinkov, que acudió a la rueda de prensa en la jornada de descanso junto a Alberto Contador y a Peter Sagan, tomó la palabra para comentar sus inquietudes encaminadas a rentabilizar el ciclismo y reformar sus estructuras.

Una «revolución» la que propone el magnate ruso que no ha hecho la menor gracia a ASO, la empresa que organiza el Tour de Francia.

«Preudhomme no me saluda. No puede ser que se dé la vuelta cuando me ve. Es que creo que debería darme las gracias por traer a la carrera a dos ciclistas como Peter Sagan y Alberto Contador», afirmó.