BUFFALO, Nueva York, EE.UU. (AP) — La magia ha terminado.

El quarterback Ryan Fitzpatrick confirmó su retiro a The Associated Press en un mensaje de texto el viernes, poniendo fin a una carrera que se extendió 17 temporadas, abarcó nueve equipos y lo convirtió en uno de los aventureros más peculiares y queridos de la NFL.

Fue una carrera de perseverancia en que Fitzpatrick nunca se conformó con ser un suplente. Con una determinación alegre y un estilo intrépido que se refleja en su barba rebelde, el quarterback seleccionado en la séptima ronda procedente de Harvard superó sus limitaciones físicas y sus modestas raíces universitarias para convertirse en el primer jugador de la NFL en lanzar cuatro pases de touchdown en un solo juego con cinco equipos diferentes

Chan Gailey, quien entrenó a Fitzpatrick en tres periodos distintos, calificó la capacidad de liderazgo de Fitzpatrick como “la mejor que he conocido”.

ADVERTISEMENT

“Es un competidor feroz. Es extremadamente inteligente. Así que tenía respuestas para los jugadores. Y ellos siempre respetan a alguien que ofrece respuestas”, dijo Gailey. “Pero nunca se jactó de ser más inteligente que los demás. Era humildemente inteligente”.

Fitzpatrick informó el jueves a sus excompañeros sobre su decisión. Fred Jackson, ex running back de los Bills de Buffalo, fue el primero en revelar en Twitter que el quarterback veterano planeaba retirarse. Jackson compartió una imagen de Fitzpatrick con los nombres de cientos de compañeros de equipo, junto con el mensaje: “Siempre agradecido por la mágica travesía”.

“¡Felicidades por una grandiosa carrera, Fitzy! Me encantó compartir el campo contigo!! ¡¡La gratitud es toda mía!!”, escribió Jackson.

La última parada de Fitzpatrick, de 39 años, fue en Washington. Nombrado el quarterback titular antes de la temporada pasada, sufrió una lesión de cadera en la derrota de apertura de la temporada del equipo ante los Chargers de Los Ángeles y nunca regresó a la cancha.

Una mancha en su carrera: Fitzpatrick nunca llegó a los playoffs. Lo más cerca que estuvo fue en 2015 con los Jets de Nueva York, que fueron eliminados de la contienda cuando lanzó tres intercepciones en el último cuarto en una derrota de 22-17 que puso fin a la temporada en casa de los Bills de Buffalo. Los Jets terminaron esa campaña con récord de 10-6, el mejor para un equipo con Fitzpatrick como quarterback.

Gailey fue el coordinador ofensivo de los Jets ese año y ocupó el mismo cargo cuando Fitzpatrick estuvo en Miami en 2020. Guio a los Dolphins a un comienzo de 3-3 antes de perder el puesto titular ante el entonces novato Tua Tagovailoa.

“Se merece algo mejor de lo que recibió. Nunca llegó a los playoffs. Odio eso por él. Me carcomió”, afirmó Gailey. “Y pensé que lo íbamos a lograr en Miami. Tenía ese equipo listo para explotar, y el cambio se hizo en el quarterback. Odiaba eso por él. Realmente lo hice. Pero manejó eso con clase al igual que manejó todo lo demás con clase”.

Fitzpatrick terminó con una marca de 59-87-1 como titular en una carrera que inició en San Luis en 2005, con otros periodos en Cincinnati, Tennessee, Houston y Tampa Bay. Para un jugador que inicialmente se consideró más propenso a conseguir un trabajo en Wall Street que jugar la NFL, Fitzpatrick ocupa el 32do puesto en la lista de todos los tiempos con 34.990 yardas por aire, el 36to con 223 pases de touchdown y el 49no con 169 intercepciones.

ADVERTISEMENT

Siempre considerado un suplente, Fitzpatrick terminó convirtiéndose en titular —ya sea por lesión o desempeño— para todos los equipos en que jugó.

Eso incluyó a Buffalo, donde Fitzpatrick reemplazó a Trent Edwards como titular en 2010. Fue entonces cuando tomó el apodo de FitzMagic por llevar a un equipo sin nombre entrenado por Gailey a un inicio de temporada de 5-2 en 2011. Los Bills finalmente colapsaron y terminaron con un récord de 6-10.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.