Houston (EE.UU.), 4 jul (EFE).- El venezolano Aníbal Sánchez lanzó joya de partido y aunque brilló desde lo alto del montículo sólo quedó cerca de lanzar juego sin hit y de entrar a las páginas de historia de las Grandes Ligas.

En el ataque el guardabosques dominicano Carlos Gómez pegó el primer grand slam de su carrera, y el venezolano Miguel Cabrera resultó lesionado.

Sánchez no permitió imparable hasta el octavo episodio, pero llevó a los Tigres de Detroit a un triunfo por 8-6 sobre los Azulejos de Toronto.

Sánchez (7-7) lanzó siete episodios y un tercio, permitió tres imparables y cuatro carreras, dio tres pasaportes y ponchó a cinco enemigos en camino al triunfo.

El venezolano quedó cerca de conseguir el juego sin hit, pero su compatriota el guardabosques Ezequiel Carrera le pegó imparable en la octava entrada cuando había un out. Sánchez dejó en 4,65 su promedio de efectividad.

El venezolano se habría convertido en el quinto serpentinero en lanzar juegos sin hit en la Liga Americana y en la Nacional, algo que sólo han logrado Jim Bunning, Nolan Ryan, Hideo Nomo and Randy Johnson.

Sánchez lanzó un sin hit trabajando para los Marlins de Florida contra los Diamondbacks de Arizona el 6 de septiembre del 2006.

El cerrador mexicano Joakim Soria (18) trabajó un episodio, permitió un imparable y ponchó a dos bateadores para rescatar.

Mientras que el también venezolano el primer base Miguel Cabrera resultó lesionado.

El dos veces Jugador Más Valioso (MVP) de la Liga Americana estaba en la primera base sin outs en el cuarto episodio y a la cuenta de 3-2 su compatriota Víctor Martínez pegó de foul, y Cabrera hizo un movimiento brusco e inmediatamente mostró que le dolía la pierna izquierda.

El venezolano fue auxiliado por los entrenadores, que después lo ayudaron a salir del campo de juego, y el equipo dijo que el inicialista deberá someterse a un examen de resonancia magnética para saber la gravedad de la lesión.

El guardabosques dominicano Gómez pegó el primer grand slam de su carrera y terminó con cinco carreras remolcadas en el sexto triunfo seguido de los Cerveceros de Milwuakee por 12-1 sobre los Rojos de Cincinnati.

Gómez (6), que jonroneó con la casa llena, pegó 3 de 5 y terminó con cinco remolcadas, y llega a 31 impulsadas en la temporada.

Cuando los Cerveceros tenían ventaja de 5-0 en la pizarra, Gómez conectó grand slam en el séptimo, su primero de por vida, y el sexto jonrón de la temporada, y el primero desde el 29 de mayo.

Gómez ha conectado en seis de los últimos ocho partidos, pero batea para promedio de ,250.

El guardabosques venezolano Gerardo Parra (6) jonroneó en la parte alta del primer episodio, y pegó 2 de 4 con dos remolcadas y dos anotadas.

El antesalista dominicano Aramís Ramírez (10) también jonroneó sin corredores por delante. Ramírez pegó 1 de 3, remolcó una y anotó una.

El paracorto dominicano Erick Aybar estuvo perfecto en el triunfo de los Angelinos de Los Ángeles por 8-2 sobre los Vigilantes de Texas.

Aybar, que deja en .274 su promedio, jugó con el madero perfecto al hacer cinco viajes a la caja de bateo y pegar en las cinco ocasiones.

Remolcó dos, que le permiten llegar a 25 impulsadas en la temporada y anotó dos.

El batador designado dominicano Nelson Cruz jonroneó en el triunfo de los Marineros de Seattle por 5-9 sobre los Atléticos de Oakland.

Cruz (21) mandó la pelota a la calle pegando 2 de 5, remolcó dos y llega a 50, y pisó una vez la registradora.

El dominicano, que dejó en .305 su promedio, dirigió la lluvia de cuatro jonrones.

El primera base cubano José Abreu definió la pizarra pegando jonrón y los Medias Blancas de Chicago vencieron 1-0 a los Orioles de Baltimore.

Abreu (14) conectó jonrón solitario en el tercer episodio para producir la única carrera del partido, y llegó a 14 vuelacercas en la temporada y a 44 remolcadas.

Para el cubano fue su segundo jonrón y quinta carrera impulsadas desde el 13 de junio.

El antesalista dominicano Juan Uribe pegó cuadrangular y en la lomita el abridor colombiano Julio Teherán lanzó siete episodios para conducir la victoria de los Bravos de Atlanta por 2-1 sobre los Filis de Filadelfia.

Uribe (7) pegó batazo de vuelta entera en el séptimo episodio para romper un empate en la pizarra y darle el triunfo a la novena de Atlanta.

El dominicano mantuvo el bate encendido y llegó a siete vuelacercas en lo que va de temporada al pegar una vez en cuatro viajes que hizo a la caja de bateo.

Uribe suma 18 carreras remolcadas y dejó en .279 su promedio con el bate.

La victoria se la acreditó Teherán (6-4) en siete episodios, aceptó siete imparables y una carrera, dio tres bases y retiró a cuatro enemigos por la vía del ponche.

El colombiano llegó a 14 ponches en sus pasadas tres salidas, y deja en 4.60 su promedio de efectividad.