Redacción deportes, 19 abr (EFE).- Los equipos de Rusia y República Checa hicieron valer su mayor potencial, y sobre todo el factor campo, para vencer a Alemania y a Francia, respectivamente y alcanzar la final de la Copa Federación.

Los dos conjuntos iniciaron la segunda y última jornada con ventaja de 2-0, y las checas fueron las más rápidas en lograr el punto definitivo, cuando Petra Kvitova, que no jugaba partido alguno desde el mes de febrero hasta este fin de semana, al alegar que se encontraba exhausta, cerró la contienda con una victoria ante la francesa Caroline Garcia, por 6-4 y 6-4 en 92 minutos en Ostrava.

Con este triunfo, el conjunto checo se colocaba en la cuarta final en los cinco últimos años, demostrando su fortaleza en una competición en la que llevan ya 14 eliminatorias consecutivas ganadas.

En Sochi la batalla fue mucho más intensa y se decidió en el último punto, al remontar Alemania sorpresivamente, tras ganar Andreas Petkovic, que suplió a Sabine Lisicki, a Svetlana Kuznetsova por 6-2 y 6-1, en 81 minutos, y poner el marcador con 2-1.

La tensión subió a niveles mucho mayores cuando Angelique Kerber, que a su vez sustituyó a Julia Goerges, demolió a Anastasia Pavlyuchenkova, por 6-1 y 6-0 en tan solo 52 minutos en una gran demostración de poder mental, con 21 golpes ganadores, para forzar el quinto y crucial punto de dobles.

En ese definitivo partido, Pavlyuchenkova y Elena Vesnina cerraron la eliminatoria y anularon las esperanzas germanas con una victoria ante Sabine Lisicki y Petkovic, por 6-2 y 6-3.

La final se disputará el 14 y 15 de noviembre. Rusia ha ganado este torneo en cuatro ocasiones (2004, 2005, 2007 y 2008), y las checas en ocho (1975, 1983, 1984, 1985, 1988, 2011, 2012 y 2014).