Nueva York, 16 dic (EFE).- El base español de los Minnesota Timberwolves, Ricard “Ricky” Rubio, pidió hoy tiempo para que su conjunto “se quite de encima la etiqueta de equipo joven” y aseveró que los Wolves aún puede soñar con ganar más partidos y llegar a la fase final de la temporada.

“Ha sido un 2015 duro, pero he crecido mentalmente. Somos un equipo con mucho futuro y hay que pensar en positivo para sacarnos rápido esta etiqueta”, dijo Rubio a los periodistas tras la ajustada derrota de los Wolves frente a los New York Knicks (107-102) en el Madison Square Garden de Nueva York.

Según el base, la situación “mejorará” el próximo 2016, del que espera “más victorias, menos lesiones y, sobre todo, disfrutar del baloncesto”.

“Es cierto que los ‘playoffs’ se nos están escapando por derrotas muy ajustadas, pero intentaremos estar en la lucha hasta el final”, afirmó el exjugador del FC Barcelona.

El balance de este 2015 por parte del jugador español es “bueno al final”, ya que el barcelonés admitió sentirse en un “buen momento de forma” tras superar algunas lesiones que le hicieron “volver a pensar en los fantasmas de la recaída”.

En cuanto a sus minutos en pista, Rubio dijo no tener ningún problema al saber que la temporada es larga: “Espero a estar 100 % bien antes de poder jugar muchos más minutos”, aseveró.

El base halagó al joven Karl Anthony Towns, compañero de vestuario número 1 del Draft este año, y al letón Kristaps Porzingis, que hasta el año pasado jugó en el CB de Sevilla, a los que auguró “muchas temporadas en la NBA” puesto que “no solo aportan puntos, sino que es divertido verles jugar”.