Minneapolis (EEUU), 15 dic (EFE).- El base Ricky Rubio volvió a ser el director del juego ofensivo de los Timberwolves de Minnesota que de nuevo vieron como al final su buena labor en ataque no se vio compensada con el triunfo al perder a domicilio por 100-112 ante los Nuggets de Denver.

Rubio, que se acercó a un doble-doble al aportar 13 puntos, nueve asistencias y cuatro rebotes, admitió al concluir el partido disputado en el Target Center de Minneapolis, que no están jugando buena defensa.

“Ahora mismo no estamos haciendo nuestro trabajo de equipo que rinde en todas las facetas del juego”, declaró Rubio. “Especialmente en defensa”.

El jugador de El Masnou, que estuvo 30 minutos en la pista, anotó 3 de 6 tiros de campo, incluidos dos de tres triples, y 5 de 6 desde la línea de personal.

En su línea de gran manejador del balón y visión de juego fue el líder en la distribución de los balones de anotación, pero a la hora de defender como el resto del equipo no respondió en los momentos decisivos.

“Es cierto, en la defensa no tenemos consistencia y no estamos agresivos”, destacó Rubio. “Lo anterior significa que estamos perdiendo partidos que tendríamos que ganar”.

La derrota de los Timberwolves les costó bajar su marca global a 9-15 después de perder siete de los ocho últimos partidos disputados.

El equipo de Minnesota tampoco ha aprovechado hasta ahora la ventaja de campo y en el Target Center tienen marca perdedora de 3-10 en lo que va de temporada.