Madrid, 6 may (EFE).- “Espero que no se repita lo del año pasado”, dijo preocupado el español Rafael Nadal tras lograr las semifinales del Masters 1.000 de Madrid donde este sábado se enfrentará de nuevo contra el británico Andy Murray, su verdugo en la final del 2015.

“Es un año completamente distinto y son sensaciones distintas”, añadió el de Manacor, campeón en lo que va de curso de los torneos de Montecarlo y Barcelona. “Murray ha jugado muy bien y para mi, hoy ha sido un partido muy difícil. Voy a intentarlo, no puedo pensar en lo del año pasado. Espero que no se repita pero todo es posible. El sabe como jugar aquí y puede ganar a cualquiera”, añadió.

“Se que juego contra el número dos y tengo que dar un plus. Es más complicado aquí que en Montecarlo por la altitud y porque la bola vuela más”, matizó Nadal sobre el último duelo en el Principado.

Rafael no consideró como sorpresa que Murray juegue ahora mucho mejor en tierra de lo que lo hacía antes. “Era algo circunstancial” dijo al comentar que los únicos dos torneos sobre tierra los consiguió el de Dunblane el año pasado.

“Es un especialista en toda clase de pistas. Yo siempre decía que es un jugador preparado para todas las superficies y que podía ganar en cualquiera de ellas”, apuntó.

Nadal destacó que lo que realmente le preocupa es la humedad en la pista si llueve. “Lo peor de hoy es que la bola se ha mojado mucho, y se han puesto muy pesadas. Luego cuando hemos cambiado bolas, ha sido diferente. A parte del parón de 20 minutos que hemos tenido”, dijo.

“He jugado muy bien en el primer set, pero siempre es una balanza. Con bola alta y haciendo daño, ganar por 6-0 a un jugador como Joao no es algo normal. Luego he desaprovechado unas oportunidades importantes. Y he tenido que aguantar y sufrir y encontrar una solución. En un tercer set siempre hay situaciones límites”, comentó.