Houston (EEUU), 7 may (EFE).- El veterano dominicano David Ortiz volvió a mostrar el poder ofensivo que lo elevó un puesto más en la lista de jonroneros de todos los tiempos y volvió a ser el mejor latinoamericano de la jornada del béisbol profesional de las Grandes Ligas.

Desde el montículo, su compatriota Francisco Liriano trabajó con nudillos de ganador y dominó a los rivales bateadores que enfrentó.

Ortiz destacó en la derrota de los Medias Rojas de Boston, que perdieron de visitantes 3-2 ante los eternos rivales de los Yanquis de Nueva York.

Además el veterano toletero de 40 años también fue expulsado luego de protestar por una jugada, pero conectó su jonrón número 510 como profesional.

El bateador designado se molestó y protestó una jugada por “strikes” cuando tenía las bases llenas en el noveno episodio, por lo que el “umpire” lo expulsó.

Ortiz tenía cuenta de 3-1 cuando un lanzamiento del serpentinero pudo atraparlo el receptor Brian McCann y el “umpire” de la registradora, Ron Kulpa, lo calificó de “strike”.

Tanto “Big Papi” como el piloto de los Medias Rojas, John Farrell, protestaron la jugada, y el máximo responsable técnico fue el que primero acabó expulsado a los vestuarios.

Luego le tocó el turno a Ortiz que se dirigió al dugout en tono provocativo y también fue expulsado lo que hizo que regresase a la caja de bateo para seguir discutiendo con los árbitros, pero sus compañeros lo contuvieron.

Antes de salir de la acción expulsado, Ortiz (7) conectó su jonrón número 510 de por vida, remolcando dos carreras, lo que le permitió quedarse en solitario en el vigésimo quinto puesto de la lista de todos los tiempos, superando a Gary Shefield.

Ortiz, que deja en .313 su promedio con el bate, se acerca a la marca de Mel Ott, que sumó 511 jonrones y ocupa el lugar 24 en la lista de todos los tiempos en las mayores.

Para el dominicano fue su jonrón 452 que pega con los Medias Rojas e iguala la marca de Carl Yastrzemski, y ambos quedan líderes de jonrones en la historia de la franquicia.

Con sus dos remolcadas deja marca en 1.664 y queda a tres de su compatriota Sammy Sosa, quien ocupa el lugar número 28 en la lista de todos los tiempos en ese apartado en las mayores, con 1.667 en toda su carrera.

Por su parte, Liriano superó a su compatriota Carlos Martínez y los Piratas de Pittsburgh vencieron 4-2 a los Cardenales de San Luis.

Liriano (3-1) sigue dominando en el “Busch Stadium” y en siete episodios se acreditó la victoria al permitir cinco imparables, dos carreras, dar dos pasaportes y ponchar a 10 bateadores rivales.

El dominicano mejoró su marca a 4-0 con 2.07 de promedio de efectividad en seis aperturas como profesional en el campo de los Cardenales, y llegó a 24 partidos de por vida con números de dos dígitos en el apartado de ponches.

Liriano, que tuvo el apoyo de dos relevos, dejó en 3.60 su promedio de efectividad en lo que va de la nueva temporada.

Su compatriota José Ramírez brilló con el bate al remolcar cinco carreras para los Indios de Cleveland, que vencieron 7-1 a los Reales de Kansas City, los actuales campeones de la Serie Mundial.

Ramírez estuvo perfecto con el bate al conectar tres veces en las tres oportunidades en que enfrentó al lanzador, y terminó con cinco carreras remolcadas, la mejor marca que logra en su carrera en un solo partido.

El dominicano mejoró a 12 su número de impulsadas en lo que va de temporada y puso en .324 su promedio con el tolete.

El venezolano Rougned Odor mandó la pelota fuera del parque y los Vigilantes de Texas vencieron 5-1 a los Tigres de Detroit.

Odor (5), que mostró el poder de su bate y mandó la pelota al otro lado de la cerca, tuvo cinco viajes al plato, pegó tres veces, incluido su jonrón y remolcó tres de las cinco carreras producidas por la novena tejana.

El toletero venezolano llega a 19 impulsadas en la temporada y puso en .287 su promedio de bateo.

El jardinero dominicano José Bautista también conectó jonrón y los Azulejos de Toronto derrotaron 5-2 a los Dodgers de Los Ángeles.

Bautista (6) pegó cuadrangular de dos carreras en la sexta entrada y se encargó de dar movilidad a la pizarra de la novena de Toronto, además de llegar a las 22 impulsadas y poner en .227 el promedio de bateo.

Con equipo perdedor, el antesalista dominicano Maikel Franco mandó la pelota a la calle, pero los Filis de Filadelfia perdieron 4-6 contra los Marlins de Miami, el equipo más encendido de la Liga Nacional junto con los Cachorros de Chicago.

Franco (6) se voló la barda y remolcó dos carreras, al pegar dos veces en cinco oportunidades, anotó una carrera y deja en .250 su promedio con el tolete.

Antes de ser fuertemente golpeado por una bola, el cubano José Abreu pegó de vuelta entera para los Medias Blancas de Chicago, que derrotaron 10-4 a los Mellizos de Minnesota.

El cerrador de los Mellizos, Trevor May, hizo un envío que alcanzó las 97 millas por hora (156 kilómetros por hora) que golpeó en el estómago a Abreu.

El toletero cubano cayó al piso y empezó a gritar de dolor, por lo que el banquillo de los Medias Blancas salió al campo de juego para proteger a su compañero y protestar por el lanzamiento de May.

Antes, Abreu (5) había mandado la pelota fuera del campo, sin compañeros en el camino, y dejó en .243 su promedio con el tolete.

En el ataque el guardaboques dominicano Melky Cabrera estuvo casi perfecto al conectar cuatro veces en cinco oportunidades y remolcó tres carreras.

Por los Mellizos el guardabosques venezolano Oswaldo Arcia (4) conectó de vuelta entera y remolcó dos carreras.

El parador en corto puertorriqueño Carlos Correa (5) y el primera base venezolano Marwin González pegaron sendos cuadrangulares y los Astros de Houston vencieron 6-3 a los Marineros de Seattle.

Correa (5) lució swing de lujo al estar perfecto en sus tres oportunidades con el bate, haciendo contacto en cada una de ellas, incluido su quinto vuelacercas de la temporada.

El boricua, que remolcó dos carreras para llegar a 15 en el campeonato, puso en .288 su promedio con el tolete.

González (2) también hizo sonar el bate, pegando 2 de 3 con dos carreras remolcadas y una anotada.