Boston (EEUU), 28 oct (EFE).- Al exjugador de los Patriots de Nueva Inglaterra, Aaron Hernández, le “piratearon” sus llamadas telefónicas en la cárcel antes de que se llevará a cabo su juicio en el caso de un primer asesinato.

Tanto la parte acusadora como su equipo de defensa dicen que no se les informó del hecho.

De acuerdo a un reporte del diario The Boston Herald, el “pirateo” ocurrió cuando Hernández se encontraba en una cárcel de Boston en 2014.

En el 2015 fue condenado por dar muerte al novio de la hermana de su prometida en 2013, y cumple condena de vida prisión sin libertad condicional y además espera un juicio por un doble homicidio de 2012 en Boston.

El superintendente en Jefe del Departamento, Michael Harris, dijo en una declaración escrita que descubrieron la infracción durante un control de seguridad en 2014.

Agregó que el Departamento “llegó a la conclusión de que nada de lo que se descubrió hacía necesario que el Departamento del Sheriff notificara al fiscal de distrito”.