Bilbao, 11 abr (EFE).- La Basque Country Itzulia, el nuevo nombre de la tradicional Vuelta al País Vasco, ha hecho un guiño al Tour de Francia de 2023, que saldrá de Bilbao, con una edición para el recuerdo y protagonismo principal de las últimas estrellas confirmadas en la Grande Boucle: Primoz Roglic y Tadej Pogacar.

De hecho los dos eslovenos, rivales pero amigos, protagonizaron esta semana por tierras vascas el primer duelo tras el espectacular que mantuvieron en el Tour de 2020, entonces con remontada y triunfo final del joven Pogacar sobre el más acreditado Roglic.

DUELO ROGLIC-POGACAR, PULSO JUMBO-UAE EMIRATES

Esta vez el pulso no ha sido solo Roglic-Pogacar, sino que se ha extendido a sus equipos, Jumbo Visma y UAE Emirates, que han estado jugando al ratón y el gato durante seis días que han destapado también para el gran público los nombres del estadounidense Brandon McNulty (23), líder jueves y viernes, y del danés Jonas Vingegaard (24), segundo en la general definitiva tras su líder y entre los mejores toda la carrera.

Aunque el duelo sobre la ruta lo protagonizaron los dos jefes de fila. El primer y último día con actuaciones estelares de Roglic, que ganó una etapa, vistió tres días de amarillo y se llevó una ‘txapela’ que ya se colocara en 2018; y el tercero, con triunfo de Pogacar en la pared de Ermualde en un espléndido mano a mano.

Pero la imagen icónica de esta Itzulia será la contrarreloj en la que se convirtieron los últimos 40 kms. de la última etapa para ambos. Con Roglic desatado a por el amarillo en Arrate tras aprovecharse de un movimiento del Astana; y Pogacar tratando de cazar por detrás después de que fallase la estrategia inicial de defender el liderato de McNulty.

ALEJANDRO VALVERDE: 41 AÑOS, 18 GANANDO COMO PROFESIONAL

Pero no solo de los eslovenos, que ya era suficiente, vivió la Itzulia 2021, sino que tuvo mucho más. Como por ejemplo, la pelea diaria entre los mejores de un Alejandro Valverde a punto de cumplir 41 años -los hará el día 25- y mayor de edad ya como ganador en el ciclismo profesional. En el que cumplió 18 tras inaugurar su palmarés precisamente en la carrera vasca.

Se le escapó el podio al campeón del mundo de 2018 en un momento malo en la primera de las dos subidas a Arrate, pero lo logró en la última etapa, un día épico para todo el pelotón. El ‘Bala’ se despidió a su estilo.

LOS CORREDORES VASCOS: GUIÑO AL TOUR 2023

La noticia de que Bilbao, Euskadi, acogerá la salida del Tour 2023 produjo una algarabía en el ciclismo vasco y su entregada y entendida afición. Y también en sus corredores, quienes, junto a Valverde, completaron una carrera meritoria y parecieron querer hacer un guiño a la gran carrera francesa.

Sobre todo los Astana Alex Aranburu, confirmado en Sestao como ganador UCI WorldTour; Ion Izagirre, aún sin poder repetir su triunfo final en 2019 pero valiente, entregado y ganador el jueves en Hondarribia; y Omar Fraile, un estratega y rodador de postín que tuvo en jaque toda la semana al pelotón.

Menos pudieron hacer los Bahrain Mikel Landa y Pello Bilbao, quienes, no obstante, acabaron en el Top 10 de la carrera después de que Pello soñara el último día con el podio. A Mikel le fallaron las fuerzas que espera recuperar en su preparación para el Giro.

LA MANADA DE LOBOS TAMBIÉN GANA EN LA ITZULIA

En una carrera continuamente salpicada de puertos no parecía haber sitio para la ‘manada de lobos’ del Deceuninck, pero los autodenominados ‘Wolfpack’ encontraron un resquicio para hacerse presentes en una etapa de transición hacia Ondarrroa. Y allí demostraron su hambre y fiereza con una escapada de principio a fin coronada por el danés Mikkel Honoré y el checo Josef Cerny. Pieza cazada, deber cumplido.

GAUDU, LA ILUSIÓN FRANCESA

También hubo una ilusión francesa. La de David Gaudu, ganador en el Arrate, la cima referencia del ciclismo vasco. Lo hizo casi tras moto, a la estela de un Roglic antológico en busca del liderato. Un último detalle que dejó claro hasta qué punto esta Itzulia 2021 estaba inspirada en el Tour, al que el ciclismo vasco espera con los brazos abiertos en 2023.

Ramón Orosa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *