Redacción deportes, 19 abr (EFE).- El polaco Michal Kwiatkowski, campeón mundial, conquistó por primera vez la Amstel Gold Race, la clásica cervecera que inauguraba hoy el tríptico de las Ardenas con un recorrido de 258 kilómetros entre Maastricht y Valkenburg (Holanda).

El maillot arco iris batió al español Alejandro Valverde, que ya fue segundo en 2013, al frente de un grupo de una quincena de corredores que entraron en el corte final tras el último paso por el muro de Cauberg, a 1,8 km de la meta.

La clásica de la cerveza se le sigue resistiendo al ciclismo español, que no ha logrado una sola victoria en esta prueba.

El trayecto presentaba 34 pequeñas cotas, cuatro de ellas en el famoso muro Cauberg (800 metros al 12 por ciento).

Seis corredores formaron la escapada del día, que llegó a tener una ventaja de 9 minutos: Laurens De Vreese (Astana), Jan Polanc (Lampre), Timo Roosen (Lotto), Linus Gerdemann (Cult Energy), Johann Van Zyl (MTN-Qhubeka) y Mike Terpstra (Roompot).

Los tres últimos supervivientes de la fuga -De Vreese, Polanc y Gerdemann- fueron atrapados a 37 km de la llegada, y a 28 atacó Vincenzo Nibali, que se llevó consigo a Tony Martin, Alex Howes, Simon Clarke y David Tanner.

El Movistar de Alejandro Valverde y el BMC de Philippe Gilbert tomaron la cabeza del grupo perseguidor y echaron abajo la aventura, aunque el australiano Clarke se resistió todavía unos minutos, hasta la pancarta de 8 km.

Tampoco prosperó el intento del danés Jakob Fuglsang. El belga Greg Van Avermaet, compañero de Gilbert, se pegó a su rueda hasta que se rindió, a 4 km del final. El último paso por el Cauberg no fue resolutivo. El ataque de Gilbert no hizo daño. Valverde y otros llegaron sin agobios por detrás para formar un grupo de 15 que se jugaron el triunfo al esprint. EFE