Cleveland (EEUU), 25 oct (EFE).- El abridor de los Indios de Cleveland, Corey Kluber, se convirtió en el primer lanzador en la historia de la Serie Mundial en sacar ocho ponches en las tres primeras entradas de un juego.

Los lanzadores Bob Gibson, Randy Johnson y el cubano Orlando Hernández lograron siete ponches cada uno en los primeros tres episodios de sus respectivas aperturas en el Clásico de Otoño.

La mayor cantidad de ponches en un juego de Serie Mundial es de 17, que logró Gibson en el primer partido de la serie en 1968 contra los Tigres de Detroit.

Hasta el momento los Indios han tenido sólo dos lanzadores en su historia con 10 o más ponches en un partido de fase final.

Charles Nagy consiguió 12 en el cuarto juego de la Serie Divisional de la Liga Americana contra los Orioles de Baltimore en 1996, mientras que el dominicano Bartolo Colón tuvo 11 en el primer juego de la Serie Divisional frente a los Medias Rojas de Boston en 1999, y sacó 10 en el primer juego de la Serie Divisional del 2001 contra los Marineros de Seattle.