Toronto (Canadá), 21 jul (EFE).- La colombiana Caterine Ibargüen en triple salto, la venezolana Rosa Rodríguez en lanzamiento de martillo y la brasileña Juliana Dos Santos en 5.000 metros lisos sumaron hoy sendas medallas de oro para los países latinoamericanos en la primera jornada del atletismo en pista de Toronto 2015.

Ibargüen, campeona mundial, se convirtió en la primera mujer en saltar sobre 15 metros en el triple salto de los Juegos Panamericanos y, aunque no se lo reconocieron como récord por el viento, le sirvió para ganar la medalla de oro.

La gran figura del torneo de atletismo se estiró hasta 15.08 metros en su último intento, pero tenía un viento a favor de 2,9 metros por segundo y eso le malogró la posibilidad de quebrar su propia marca de 14.92, impuesta en Guadalajara 2011.

También se llevó el oro en lanzamiento de martillo la venezolana Rosa Rodríguez que se puso líder con un 71.14, pero fue en el quinto disparo en el que envió el martillo hasta 71.61, con lo que garantizó el cetro delante de la estadounidense Amber Campbell (71.22) y la canadiense Sultana Frizell (69.51).

Por su parte, Juliana Dos Santos cerró de manera espectacular en los últimos 150 metros y se impuso a la mexicana Brenda Flores en uno de los finales, el de los 5.000 metros, más espectaculares en el primer día de competencias en la pista.

En los 10.000 el mexicano Juan Luis Barrios apostó a hacer lo mismo que Dos Santos pero fue superado y quedó en bronce por detrás del ganador, el canadiense Mohammed Ahmed y el estadounidense Aron Rono.

Canadá fue el gran vencedor de la jornada al sumar otras tres preseas de oro, de Elizabeth Gleadle en el lanzamiento de la jabalina con 62.83 metros, de Shawnacy Barber en el salto con garrocha con récord panamericano de 5.80 metros y de Matt Hughes en los 3.000 metros con obstáculos con 8:32.18 minutos.

Estados Unidos ganó una sola medalla de oro; lo hizo de manera arrolladora con Queen Harrison, quien se impuso en los 100 metros con vallas con un tiempo de 12.52 segundos, luego de tener la mejor arrancada y sacar ventaja desde el primer obstáculo.

La otra gran competición que empezó hoy en Toronto 2015 fue el baloncesto masculino, que arrancó con un partido en el que Brasil destruyó (92-59) a Puerto Rico, vigente campeón panamericano. México sufrió de lo lindo pero sobrevivió en la prórroga (86-84) al reto lanzado por la bisoña selección argentina.

Por la tarde, Canadá, con unas gotas de espectáculo a cargo de sus jugadores NBA y la eficacia de Brady Heslip desde el triple, despachó sin dificultad a República Dominicana por 105-88 y Estados Unidos sufrió en la primera parte pero acabó arrollando a Venezuela (85-62).

En fútbol masculino, las selecciones sub-22 de México y Uruguay se clasificaron para las semifinales al derrotar a Trinidad y Tobago (4-2) y Paraguay (1-0), respectivamente. Con estos resultados, la penúltima ronda del torneo enfrentará el próximo jueves a Brasil con Uruguay y Panamá contra México.

La pareja mexicana de voleibol playa formada por Rodolfo Ontiveros y Juan Virgen dio la sorpresa al arrebatar el oro a los brasileños Vitor Felipe Araujo y Álvaro Filho Magliano, que partían como favoritos. En mujeres las argentinas Georgina Klug y Ana Gallay derrotaron a las cubanas Lianma Flores y Leila Martínez.

Y en boxeo, el campeón olímpico Roniel Iglesias venció por decisión unánime al mexicano Marvin Cabrera y firmó su acceso a la semifinal de la división de 69 kilos.

Otro púgil, David «Medallita» Jiménez aseguró hoy la primera medalla para Costa Rica en los Juegos al clasificarse para las semifinales, donde se enfrentará mañana al estadounidense Antonio Vargas.

Las selecciones de Chile y Argentina también disputarán este jueves las semifinales de hockey sobre hierba después de que la albiceleste vapulease a México 12-0 y la Roja ganase a Cuba 6-2 en los cuartos de final del torneo.

Un día después de conocerse cuatro nuevos caos de dopaje, una de las afectadas, la luchadora argentina Luz Clara Vázquez admitió en una carta que incumplió las reglas y dijo que fue un acto de «desesperación» y que lamenta «profundamente perjudicar la imagen del deporte argentino ante el mundo».

«Los que me conocen saben de mi esfuerzo y dedicación. Yo no soy mejor atleta gracias a esa sustancia, ni esta me enseñó a luchar, pero así son las reglas y yo incumplí con las mismas», reconoció.