Grand Valira (Andorra), 25 feb (EFE).- El español Héctor Barberá y el francés Loris Baz, que hoy han sido los protagonistas de la presentación del equipo Avintia Ducati en la estación de esquí andorrana de Grand Valira, se han mostrado muy convencidos de poder luchar por las siete primeras posiciones del campeonato del mundo de MotoGP 2016.

Con una puesta en escena espectacular, en la que el francés Loris Baz llegó montado por la nieve con su Ducati Desmosedici equipada con neumáticos con clavos, mientras que Héctor Barberá lo hizo algo después en una moto de nieve, todo el equipo se mostró muy confiado en la temporada que comenzará en breve después de los resultados obtenidos tanto en Sepang (Malasia) como en Phillip Island (Australia).

Ambos pilotos coincidieron a la hora de afirmar que en la presente temporada, con la llegada de la centralita electrónica única y el suministrador único de neumáticos Michelin, la situación se ha igualado en gran medida entre todos los contendientes y ello les hace ser razonablemente optimistas en cuanto a los resultados se refiere.

“Con el paquete electrónico y técnico del que vamos a disponer”, dijo Barberá, “creo que estamos en condiciones de pelear habitualmente por estar entre los siete primeros y ese va a ser nuestro objetivo”.

“Este año va a ser muy bueno para nosotros después de unos años de penuria técnica con la Ducati y más este año, en el que todo se iguala mucho más y por eso estoy muy animado y entrenando a tope para intentar estar lo más arriba posible”, explicó Barberá.

El piloto de Dos Aguas, que acabó entre los mejores tanto en los entrenamientos de Malasia como en los de Australia, comentó que se sienten “en todo momento muy cómodos y muy competitivos con la nueva moto”.

“Ahora sí que tenemos un conjunto competitivo que nos permite ser muy optimistas y confiados en nuestras posibilidades, ya que la adaptación a los neumáticos Michelin y también a la nueva centralita electrónica nos está resultado mucho más fácil de lo esperado”, dijo.

Su nuevo compañero de equipo, el francés Loris Baz, afirmó que “desde los primeros minutos de la llegada al equipo” se ha sentido “muy cómodo, todo sale muy fácil y la relación es excelente”.

Baz, que sufrió una caída a más de 290 km/h. en la recta de Sepang, sin perder la sonrisa explicó que “no hace demasiada gracia sufrir un accidente de esas características, pero afortunadamente no pasó nada, se tomó muy buena nota de la situación, tanto en el equipo como con los neumáticos, por lo que no deja de ser ya una mera anécdota”

Paolo Ciabatti, responsable de Ducati en la competición, fue otro de los que reconoció que el equipo Avintia es “como un grupo de amigos”.

“Aunque el inicio de nuestra relación fue un poco una locura, al final han sido una pieza muy especial para el desarrollo de la electrónica de nuestra moto y de la centralita electrónica durante la pasada temporada y estamos muy a gusto con ello”, dijo. Juan Antonio Lladós