Redacción.- Tres años después de su primera derrota profesional, el puertorriqueño Miguel Cotto cobró su esperada venganza al vencer por nocáut técnico en el noveno asalto al mexicano Antonio Margarito para revalidar el título de campeón del peso superwelter, versión Asociación Mundial de Boxeo (AMB).

A diferencia de la pelea del 2008, cuando Margarito noqueó a Cotto en el undécimo asalto y le quitó su invicto, la revancha del pasado sábado fue dominada totalmente por el boricua que dio una exhibición de boxeo y castigó duramente al mexicano hasta el noveno round cuando el árbitro paró el combate por indicación del médico encargado, Anthony Curreri.

Cotto, de 31 años, lució en gran forma física y basó su estrategia en golpes certeros a la cabeza de Margarito, especialmente a la zona de su ojo derecho, donde el mexicano sufrió una fractura del hueso orbital y requirió cirugía, tras su combate del año pasado con Manny Pacquiao.

El castigo fue tal que al final del noveno asalto, Margarito tenía totalmente hinchado el ojo derecho  lo que motivó la decisión del médico de parar la pelea, a pesar de los reclamos del mexicano que quería seguir peleando.

“Podía haber seguido perfectamente, estaba en plenitud de forma, veía y les dije los dedos que me mostraron”, declaró tras el combate Margarito que incluso se burló de los golpes de Cotto. “Pega como una niña, no me hizo daño”, dijo.

Pero el médico Curreri explicó que cuando examinó a Margarito por primera vez en el octavo asalto este ya no tenía una visión completa y que hubiera sido peligroso dejarlo salir en el décimo asalto sin poder ver por el ojo derecho.

Cotto consiguió así una victoria largamente esperada ante un rival al que siempre trató con desprecio desde que en 2009 se descubrió una sustancia similar al yeso en los vendajes del mexicano, lo que motivó que Margarito fuera suspendido por un año.

Cotto, que llegó a 37 victorias, no quiso comentar más sobre el tema de los vendajes ilegales de su rival y si los usó o no cuando le ganó en el 2008 por nocaut.

“Juzguen ustedes, si el Miguel Cotto que se bajó hoy del ring es el mismo que el del 2008 con dos rounds más”, dijo a la prensa.

Cotto dejó su marca en 37-2 con 30 triunfos logrados por la vía rápida, mientras que Margarito la bajó a 39-8, con 27 nocáuts.