Miami (EEUU), 28 mar (EFE).- El español David Ferrer dijo hoy que el doble 6-1 que infligió al argentino Federico Delbonis en la segunda ronda del Master 1.000 de Miami no refleja lo que pasó en la pista pues, a su juicio, hubo mucha igualdad.

“No ha sido cómodo, aunque el resultado lo parece, pero no refleja lo que ha sido en sí el partido. Ha habido mucho ‘rallie’ y puntos muy disputados y tenido la suerte de que he tenido que han caído todos de mi lado”, dijo a la prensa tras el choque.

Ferrer recordó que Delbonis tuvo bola de ‘break’ en el primer juego del partido y después se encontró con que le rompían a él el saque.

“Los primeros juegos de los dos sets fueron muy igualados, y estoy contento por haber mantenido el nivel durante todo el partido y no haber tenido un bache, y eso es importante”, opinó.

El rival de Ferrer en tercera ronda será el checo Lukas Rossol, vigésimo sexto favorito del torneo, que este sábado ganó al alemán Alexander Zverev por 7-6(0) y 6-3.

“Rossol saca muy bien, que juega muy a tiros, muy al hueco, y será un partido diferente (al de hoy), porque habrá poco ritmo e intentará que no haya muchos ‘rallies'”, dijo.

En su opinión, las claves para llevarse el partido será “estar muy concentrado en el primer saque e intentar aprovechar sus segundos servicios”.

Sobre su estado actual de forma, destacó que ha comenzado “muy bien” esta temporada, con tres torneos ganados, Doha, Acapulco y Río de Janeiro, lo que le supone una “gran motivación” y se mostró muy contento con su servicio.