México, 27 oct (EFE).- El brasileño Felipe Massa, piloto de la escudería Williams, consideró hoy que será «muy triste» si la próxima temporada de Fórmula Uno no corre un piloto de su país, algo que él ha hecho durante los últimos 14 años.

Massa, de 35 años, se despedirá de las pistas al final de la actual temporada luego de 14 campañas. La bandera brasileña puede quedar en manos de su compatriota Felipe Nasr, de Sauber, pero aún está en duda si correrá la próxima temporada.

«No sería bonito una Fórmula Uno sin brasileños», dijo Massa a Efe en el «hospitality» de su equipo, ubicado detrás de la zona de talleres del autódromo Hermanos Rodríguez de la Ciudad de México.

Brasil es «un país que sigue el deporte motor y con una gran historia en F1», afirmó.

Massa siguió el rastro del mítico Ayrton Senna, que murió en un fuerte choque registrado en el Gran Premio de San Marino en mayo de 1994, y continuó la tradición de los brasileños en la máxima categoría.

«Casi siempre hemos tenido pilotos brasileños corriendo en Fórmula Uno, tenemos una historia muy grande en Brasil y espero que Felipe pueda continuar en un equipo más competitivo que el actual», comentó.

Calificó de «difícil» la pronta aparición de un piloto de nivel de F1 en su país: «Vivimos un momento muy crítico (…), no tenemos un piloto que esté arrancando carrera».

Massa recordó que cuando él corría en todas las categorías previas a F1 «había pilotos brasileños ganando carreras y luchando por los títulos y ahora no tenemos más».

«No será fácil encontrar un piloto con el talento alto para arribar pronto a la Fórmula Uno y tenemos que esperar», añadió.

El brasileño, quien estará en la parrilla de salida del Gran Premio de México el próximo domingo, dijo que lo que más extrañará tras su retiro «será estar al mando de un volante de un F1 y sentir ese placer que provoca conducir la máquina más increíble del mundo».