Londres, 4 jul (EFE).-El argentino Juan Martín del Potro señaló hoy tras su victoria contra el australiano Thanasi Kokkinakis en la primera ronda de Wimbledon, que parecía «una partida de videojuego».

«Yo sacaba fuerte y él me devolvía todo a los pies», comentó el jugador de Tandil sobre el último juego del encuentro, donde Kokkinakis resistió al resto hasta la séptima bola de partido.

«Ha sido un partido difícil y es lo que esperaba. Kokkinakis tiene un muy buen juego sobre hierba y tiene un saque muy potente», dijo.

Pese a todo, ‘Delpo’ afirmó que estaba «tranquilo», aunque comenzó a «preocuparse» al no conseguir confirmar la bola de partido. «Empiezas a pensar que no vas a encontrar el hueco», señaló, aunque luego consiguió «apretar el acelerador».

El argentino finalmente se impuso a Kokkinakis, número 478 del ránking de la ATP, por 6-3, 3-6, 7-6 (2) y 6-4 en tres horas y tres minutos.

«Para ser mi primer partido en hierba ha sido un buen partido, me siento mayor pero me siento bien. Ahora tengo un día para recuperarme y espero que sea suficiente», reconoció el jugador, de 28 años, que espera hacerlo «mejor» en su siguiente encuentro.

Del Potro consiguió con su debut este martes en la hierba londinense mantener su récord de nunca haber caído eliminado en primera ronda las ocho veces en las que ha disputado el torneo.

La mejor marca del sudamericano en el All England Tennis Club la alcanzó en el año 2013, cuando logró llegar las semifinales.

Por su parte Kokinakkis, que ha participado en siete de los grandes, continúa sin conseguir pasar a la segunda ronda del campeonato británico en las dos veces en las que lo ha disputado.

El próximo jueves Del Potro se medirá en segunda ronda con el letón Ernest Gulbis, ex número 10 del mundo en 2014, 589 esta semana, que derrotó al dominicano Victor Estrella Burgos, por 6-1, 6-1 y 6-2.

Sobre ese partido Del Potro deseó poder «conseguir que los puntos sean largos y tener comodidad desde el fondo de la pista»

«Siempre trato de confiar en mi juego y no depender de mi experiencia para que los momentos complicados no sean una lotería», concluyó.