Redacción.- Si antes habían dudas sobre la superioridad de Manny Pacquiao sobre Juan Manuel Márquez,  debido al empate y el triunfo dividido del asiático registrados en los dos primeros combates entre ambos, tras la tercera pelea realizada en Las Vegas, queda todavía mucha más incertidumbre.

El multicampeón filipino fue declarado ganador de este esperado tercer enfrentamiento con el mexicano, en una polémica decisión de los jueces, tras 12 asaltos muy parejos.

El juez Robert Hoyle declaró un empate 114-114, pero sus colegas Dave Morretti y Glenn Trowbridge dieron ganador a Pacquiao con puntajes de 115-113 y 116-112, respectivamente, en medio de los abucheos de cientos de aficionados que abarrotaron el Hotel MGM Gran Garden de Las Vegas.

El conteo electrónico también favoreció a Pacquiao que aventajó a Márquez en el total de golpes lanzados (578 a 436) y en  impactos (176 a 138), aunque el mexicano fue ligeramente más efectivo (32% versus 30% de su rival).

Sin embargo, la sensación general, tanto de la prensa especializada como de los aficionados, fue que el mexicano se merecía al menos un empate.

Márquez, a pesar de sus 38 años, sorprendió a su rival de 32 con un boxeo muy inteligente. Lo mantuvo siempre a buena distancia e intentó ir al frente cada vez que pudo, especialmente con su puño  derecho que logró pasar varias veces la guardia del campeón.

El mexicano dominó así gran parte de la pelea, e incluso en el octavo asalto logró abrirle una ceja al filipino que no conseguía alcanzar con claridad a su rival.

Hacia el final, quizá sintiéndose perdedor, el filipino se lanzó con todo al ataque y dominó los dos últimos asaltos, conectando golpes que a la postre fueron claves.

Márquez se fue muy molesto tras escuchar el veredicto. “El robo ha sido más claro que en el primer combate”, dijo el mexicano. “Hemos ganado en golpes, los aficionados han protestado porque vieron que yo había ganado, pero volví ser robado”.

Pacquiao, que se llevó una bolsa de $22 millones, defendió su victoria. “(Márquez) estuvo todo el tiempo esperando por mis golpes, nunca llevó la iniciativa, por lo tanto fui superior y gané”, dijo el campeón que no descartó una cuarta pelea con el azteca. Pero antes, retó a Floyd Mayweather Jr. con quien podría enfrentarse en 2012. Mientras tanto, la polémica con Márquez sigue sin resolverse.