La Habana, 25 jun (EFE).- El alemán Roger Klüh intentará romper el récord de velocidad entre Cayo Hueso (Florida) y La Habana a bordo de una poderosa embarcación única en su tipo y reeditará así una carrera estancada en los últimos 57 años por causa del diferendo entre Cuba y EE.UU.

Klüh, de 50 años y piloto de lanchas de motor desde hace tres décadas, anunció hoy en La Habana que su travesía tendrá lugar el 1 de agosto con salida de Cayo Hueso y meta en la bahía de la capital cubana, en un tiempo que espera ser inferior a las dos horas.

Según precisó, viajará junto a otros tres tripulantes -dos estadounidenses y un francés, todos expertos- tras recibir los permisos pertinentes del gobierno de Estados Unidos, después de que en 2014, antes del “deshielo” diplomático con La Habana anunciado en diciembre pasado, Washington le negara la autorización para esta iniciativa con Cuba.

“Espero que con mi evento pueda abrir un puente para el futuro, para que se produzcan más eventos similares y los aficionados a la moto náutica de Estados Unidos y Cuba puedan hacer este tipo de actividades”, aseveró Klüh en una rueda de prensa en el Club Náutico Internacional “Ernest Hemingway” de La Habana.

El último récord de velocidad náutica entre Cayo Hueso y La Habana corresponde a un estadounidense que en 1958 realizó el recorrido en 6 horas y 23 minutos, una carrera reconocida por la Asociación American Power Boat como la más larga de su tipo en la época.

Klüh, residente en Düsseldorf, afirmó que en los últimos años viajó varias veces a Cuba, donde conoció gente “maravillosa”, y ante la proximidad de la isla con EE.UU surgió la idea de destinar esa travesía al estreno de su “Apache Star”, un emblemático bote que compró y renovó en los últimos años.

“Quería hacer algo único”, comentó Klüh, quien adquirió la lancha en 2012 después de que esta pasara años guardada en los conocidos astilleros ‘Apache’ de Estados Unidos, donde en 1992 y 1993 ganó dos campeonatos mundiales de velocidad en todas las modalidades.

El piloto alemán lleva tatuado en su brazo derecho la imagen del “Apache Star”, resucitado ahora con los materiales y la tecnología más moderna, motores con 3.000 caballos de fuerza y condiciones particulares para soportar largas travesías y tiempo adverso.

“Para mi esta lancha es una estrella del astillero ‘Apache’, una pieza de arte que no tiene similar en Estados Unidos ni otra parte”, indicó.

Por razones de seguridad, el equipo de Klüh ha pedido autorización para que un helicóptero estadounidense con una tripulación de buzos, de seguimiento a este recorrido de unos 160 kilómetros, aunque aún no ha recibido respuesta.

El Club Hemingway de La Habana informó hoy, por su parte, que para noviembre próximo está previsto el arribo a La Habana desde Florida de la flotilla “Havana Thunder Challenge” integrada por un grupo de lanchas a motor que previamente habrán participado en el campeonato mundial de la especialidad en Cayo Hueso.

“Estos dos eventos, el que realizará el miembro de nuestro Yatch Club Roger Klüh y la flotilla “Havana Thunder Challenge” pudiera ser el inicio de la idea de que esa carrera entre Cayos Hueso y La Habana se convierta en un clásico”, sostuvo un portavoz de la institución.

En los últimos años han sido varios los intentos de marcar récords cruzando el estrecho de Florida en distintas modalidades, lo mismo a nado que sobre embarcaciones, todos ellos como gestos de acercamiento entre Cuba y Estados Unidos y para promover la amistad entre sus pueblos.

En 2013 la estadounidense Diana Nyad se convirtió en la primera persona que cruzó a nado el Estrecho sin protección contra tiburones, en tanto su compatriota Benjamin Friberg realizó una inédita travesía sobre una tabla de surf y remando todo el tiempo de pie.

En mayo pasado un centenar de estadounidenses viajaron a la isla en veinte embarcaciones con la regata “Havana Challenge” procedente de Cayo Hueso, la primera en quince años que recibió autorizaciones de Washington para participar en eventos náuticos con Cuba.