Charlotte- Al no haber un acuerdo entre jugadores y propietarios de los equipos, la NBA anunció un cierre patronal que ha paralizado todas las actividades de la liga estadounidense de baloncesto a partir del pasado viernes 1 de julio, cuando finalizaba el actual convenio colectivo.

“Lleno de tristeza no queda más opción que recomendar al comité de relaciones laborales que se imponga el cierre patronal ante la falta de acuerdo entre ambas partes”, declaró el comisionado de la NBA, David Stern, tras la última reunión entre las partes, el jueves 30 de junio.

Así, la NBA vivirá su primer paro patronal desde la temporada 1998-99, cuando sólo se pudieron disputar 50 partidos de los 82 que estaban programados en el calendario normal de competición.

El inicio de la temporada regular estaba previsto para el 12 de noviembre, pero podría retrasarse si no se alcanza un acuerdo.

Al parecer las posibilidades de un acuerdo son lejanas, a juzgar lo dicho por el presidente del sindicato de jugadores, Billy Hunter quien afirmó que existe “una brecha muy grande” entre ambas posiciones.

Las diferencias giran en torno al reparto de los ingresos de la NBA. Los dueños proponen que los jugadores renuncien a 2.000 millones en 10 años y ellos ofrecen 500 en 5.

Con el cierre patronal de la NBA, dos de los cuatro principales deportes profesionales en los Estados Unidos están paralizados pues la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL) siguió el mismo proceso en marzo y las dos partes siguen discutiendo un nuevo acuerdo, mientras los equipos están parados cuando faltan menos de dos meses para el inicio de temporada.