Las Vegas.- En su esperado regreso, la luchadora estadounidense Ronda Rousey fue derrotada por la brasileña Amanda Nunes en lucha de artes marciales mixtas.

Nunes retuvo así el título de peso gallo de la famosa UFC (Ultimate Fighting Championship) el viernes.

La pelea se realizó en Las Vegas, Estados Unidos, y fue seguida por millones de personas por televisión.

El arbitro Herb Dean detuvo el combate a los 48 segundos y declaró nocaut técnico justo después de que Nunes impactó dos golpes sobre la cabeza de Rousey.

“Ella tuvo su época, hizo mucho por este deporte, gracias, Ronda Rousey. Ahora yo soy la campeona”, dijo Nunes al finalizar la pelea.

El combate
Rousey entró en el octógono con una actitud desafiante que rápidamente se convirtió en desesperación.

La excampeona de artes marciales mixtas lució sin ritmo desde el momento en que Nunes le atinó el primer golpe en el rostro.

Rousey, de 29 años y de Los Angeles, no peleaba hace más de un año desde que fue derribada por la luchadora Holly Holm.

Después de esa derrota, hace 13 meses, Rousey entró en reclusión, mantuvo bajo perfil y se negó a dar entrevistas.

Su retorno era uno de los eventos más esperados por los seguidores de la UFC.

Rousey, quien además fue medallista olímpica en judo, es una de las estrellas más grandes de artes marciales mixtas y ayudó a ampliar el atractivo global del deporte.

Pese a la derrota, la luchadora ganó al menos 3 millones de dólares por menos de un minuto de trabajo.

Nunes recaudó  sólo 100,000 dólares

Uno de los aspectos más desconcertantes para los aficionados fue la incapacidad de Rousey para poner cualquier tipo de resistencia.

Rousey fue literalmente sacudida por una serie de golpes derechos antes de casi perder el equilibrio.

La luchadora estadounidense se mantuvo apenas de pie sosteniéndose de las paredes del octágono con su mano derecha.

Después de que se declaró su triunfo, Nunes, miró con soberbia a Rousey.

“Ella se va a retirar e ir al cine y hacer un montón de dinero ahora”, dijo Nunes.