Berlín, 11 jul (EFE).- La marcha de Bastian Schweinsteiger al Manchester United pone fin a toda una vida en el Bayern Múnich, donde el actual capitán de la selección alemana se formó, dio el salto al profesionalismo y ganó todo lo que se puede ganar a nivel de clubes en el fútbol europeo.

Schweinsteiger fue ocho veces campeón alemán con el Bayern, un récord que comparte con Oliver Kahn y Mehmet Scholl, ganó siete veces la Copa de Alemania, una vez la Liga de Campeones y una vez el Mundial de Clubes.

Con la camiseta del Bayern, con la que debutó como profesional a los 17 años, dio el salto a la selección alemana con la que se coronaría campeón mundial en Brasil 2014.

El grito de «Bastian Schweinsteiger, Fussballgott» (Bastian Schweinsteiger, Dios del fútbol) dejará de ser ahora parte del panorama acústico habitual de la Allianz Arena de Múnich.

La confirmación de la marcha de Schweinsteiger la hizo hoy el presidente del Consejo directivo del Bayern, Karlheinz Rummenigge, después de que durante los últimos días los rumores al respecto se hicieran cada vez más fuertes.

«Traté de convencerlo de que se quedara pero entiendo que un jugador después de 17 años en el Bayern quiera al final de su carrera buscar una nueva experiencia. No es el primero», dijo el presidente del Consejo Directivo del Bayern, Karlheinz Rummenigge.

«Yo mismo como jugador joven vi como Franz Beckenbauer se marchó al Cosmos y yo también en su momento me fui a Italia», recordó el exinternacional alemán que, sin embargo, no pudo ocultar cierta melancolía.

«Soy presidente de Consejo Directivo desde 2002 cuando él también dio el salto al primer equipo, he estado con él desde el comienzo», sostuvo.

Rummenigge agregó que le había prometido a Schweinsteiger que cuando termine su carrera tendrá en Múnich un gran partido de despedida.

Además, dejó abierta la posibilidad de que, tras dejar las canchas, Schweinsteiger podría empezar una segunda carrera en el Bayern.

«Para esa persona maravillosa las puertas estarán siempre abiertas», dijo.

En la última temporada hubo mucho debate acerca del papel que podía tener Schweinsteiger- que tiene 30 años- en los planes del entrenador Pep Guardiola que parece preferir para su posición a Xabi Alonso.

Rumennige hoy salió al paso de quienes quieran responsabilizar a Guardiola de la marcha de Schweinsteiger.

«Nuestro entrenador no tiene nada que ver con la decisión de Bastian. Los dos tienen una relación intacta. Cuando Bastian no estaba lesionado y estaba en forma jugó siempre», dijo Rumennige.

La noticia se produjo justo el día de la presentación oficial del equipo y fue recibida con pitos por los cerca de 60.000 aficionados que se dieron cita en la Allianz Arena.

«Entiendo que esto produzca discusiones entre nuestros seguidores, pero tendríamos un corazón de piedra si lo obligáramos a quedarse», dijo Rummenigge pidiendo comprensión.

«El quiere vivir algo nuevo y tendrá una experiencia que le ayudará en su vida», agregó.

A Schweinsteiger le quedaba un año de contrato y, según cifras oficiosas, el Manchester United pagará por él entre 18 y 20 millones de euros.

En Manchester United, Schweinsteiger se reencontrará con Louis van Gaal, con quien ya trabajo en el Bayern y con quien dejó de jugar por la banda para empezar a jugar de mediocentro, posición en la que ha alcanzado sus éxitos más importantes.

El seleccionador alemán, Joachim Löw, cree que el cambio puede ser positivo para su capitán.

«Le puede dar un nuevo impulso del que podremos sacar provecho en la Eurocopa. Siempre he creído que las experiencias en el extranjero son positivas», dijo Löw.