Valencia, 8 may (EFE).- El entrenador del Levante, Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, dijo, tras el triunfo ante el Atlético de Madrid, que a pesar de derrotar a uno de los finalistas de la Liga de Campeones, no le llena esta victoria y sigue triste por el descenso de su equipo.

“No me llena esta victoria, sigo triste igual. Por lo menos, no nos hemos dejado ni hemos visto a un equipo que sea una banda. Los jugadores han intentado, pero no me compensa ni un 5 por ciento de lo que llevo por dentro”, reconoció.

El técnico catalán apuntó que para haber llegado con opciones de salvación a la última jornada les faltó “no dejar escapar el partido ante el Bilbao o haber tenido más fortuna en el último arbitraje (ante el Málaga)”.

Sobre el sorprendente triunfo de su equipo ante un rival que se estaba jugando la Liga, comentó: “Esto es fútbol. Cada partido empieza cero a cero y esta es la ventaja del débil. Hay que saber jugar y pueden pasar muchas cosas como así ha sucedido. Nuestro equipo en casa ha estado a un nivel muy alto en la segunda vuelta, el problema ha sido fuera”.

“No sé si el Atlético ha acusado el esfuerzo de jugar el martes, la temporada es muy larga y dura. Nosotros hemos estado muy organizados y concentrados, salvo los primeros minutos que salimos muy temerosos. Quiero darle mérito también a mi equipo”, recalcó.

“Al Atlético es muy difícil marcarle goles. Sabíamos que, si aguantábamos, al final íbamos a encontrar espacios porque no les valía el empate y tenían que arriesgar. Hemos sido bastante efectivos, algo que otros días no ha sido así”, recordó.

Por último, se refirió a su futuro al frente del equipo y señaló: “Ahora hemos de competir con el Rayo y hay que dejar al club que piense y decida. Lo único que digo es que si no están convencidos, es mejor que no”.