Barcelona, 7 may (EFE).- El FC Barcelona dispondrá mañana en el partido contra el Espanyol en el Camp Nou (17:00 horas) de la primera oportunidad para cantar el alirón, pero para ello necesita una tarde redonda, que pasa inexorablemente por una victoria de los azulgrana, combinada con una derrota del Atlético de Madrid y que el Real Madrid no pase del empate.

Sólo que falle una de las premisas necesarias para que el Barça reedite su título liguero, el campeón se conocerá el domingo siguiente, en la última jornada de la Liga.

El derbi de mañana en el Camp Nou está cargado de emoción y tensión, debido a los momentos de alto voltaje que se han vivido entre ambos este año en los tres anteriores partidos, en uno de Liga y los dos de octavos de final de la Copa del Rey.

Mientras el Barça busca un golpe de gracia, o como mínimo sumar un triunfo que le lleve al último partido de Liga dependiendo de él, el Espanyol, que arrastra bajas en defensa, acude al derbi con la intención de sellar la permanencia matemática y la esperanza de dar una alegría a su afición, que todavía recuerda el ‘Tamudazo’ que dejó sin Liga a los azulgrana hace nueve temporadas.

El encuentro es uno de los más esperados por los blanquiazules. Los pericos, después de una temporada irregular y sufrida, acarician la salvación y ahora esperan remontar el curso con un buen partido ante el eterno rival. El vestuario, eso sí, mantiene que no tienen ninguna intención de quitarle la Liga al Barcelona

A pesar de estas buenas palabras, el vestuario azulgrana es sabedor que la motivación españolista se acrecentará cuando arranque el partido, máxime porque el premio que espera 90 minutos después no es otro para su rival que la opción de dilapidar las posibilidades del equipo barcelonista para alcanzar la Liga, que hace meses parecía que tenía entre manos y que tras una serie de derrotas (perdió once puntos en cuatro partidos) debe volver a luchar por ella.

Para mañana, la lesión de Claudio Bravo pondrá bajo los palos al titular de la Copa y de Liga de Campeones, el alemán Marc ter Stegen, mientras que el resto del grupo tiene todo los números de volver a aparecer en su versión ‘equipo de gala’.

Así, mientras que la única duda estaría en la banda derecha, por si Luis Enrique vuelve a optar por Sergi Roberto en lugar de Dani Alves, el resto de jugadores parecen intocables, como Mascherano, Piqué y Jordi Alba.

En la línea de contención, no habrá ningún experimento y, así, saldrán Iniesta, Rakitic y Busquets, mientras que el tridente atacante (Messi, Suárez y Neymar) espera tener otra de sus grandes noches ante los españolistas, después de que todos ellos acabasen con algún que otro pique en los anteriores tres partidos, contra el rival de mañana.

Después de los tropiezos que le comprometieron la Liga, el Barça ha encadenado tres victorias seguidas, con dos goleadas (0-8 al Dépor y un 6-0 al Sporting), mientras que en el último partido de Liga los de Luis Enrique se llevaron la victoria del campo del Betis (0-2).

El Espanyol tiene sus propios objetivos y problemas. De hecho, los pupilos de Constantin Galca mantienen que ya han pasado página de la tensión y las polémicas de los derbis del pasado mes de enero, con polémica dentro y fuera de los terrenos de juego. En esta ocasión, pese a la relevancia del duelo, hay menos revoluciones.

La preocupación de Galca es otra. El rumano se centra en apuntalar su defensa para el derbi. No podrá contar, por sanción, con Álvaro González ni tampoco con el costarricense Óscar Duarte. Sin sus centrales titulares, futbolistas como el chileno Roco o el francés Ciani, entre otros, están bajo los focos.

Más allá de estas ausencias, el Espanyol asume que arañar un punto del Camp Nou es todo un reto. En las últimas seis visitas, el Barcelona ha ganado todos sus enfrentamientos y, además, ha dejado su portería a cero. El último resultado positivo para los visitantes fue en la 2008-09, con un marcador de 1-2.

El cuadro blanquiazul llega al derbi liberado tras firmar la permanencia virtual en la anterior jornada. Desde el vestuario señalan como una de las claves aprovechar la posible ansiedad del Barça, que se juega la Liga. En lo futbolístico, intensidad, ayudas defensivas y minimizar los riesgos son sus principales directrices.

Alineaciones probables:

. Barcelona: Ter Stegen; Alves, Piqué, Mascherano, Alba; Rakitic, Busquets, Iniesta; Messi, Suárez y Neymar.

. Espanyol: Pau López; Javi López, Roco, Rubén Duarte, Víctor Álvarez; Cañas; Hernán Pérez, Víctor Sánchez, Diop, Marco Asensio; y Felipe Caicedo.

Árbitro: Jesús Gil Manzano, del colegio extremeño.

Estadio: Camp Nou.

Horario: 17:00 horas.

==========

. Puestos: Barcelona (1o. 85 puntos). Espanyol (14o. 40 puntos).

. La clave: las tensiones que se han vivido en los tres anteriores derbis y el ansia de los españolistas por evitar que el Barça gane la Liga.

El dato: El Barça podría ganar la Liga si vence y el Atlético pierde y el Madrid no pasa del empate. El Espanyol necesita un punto para rubricar la salvación.

El tuit: prácticamente plano el Twitter este semana en los dos equipos, donde parece que se haya firmado un acuerdo tácito para que todo lo que se tenga que jugar se haga sobre el césped.

El entorno: a pesar de la importancia del derbi, la semana ha estado más centrada en lo que sucedía en la Liga de Campeones que el entorno, y en el Barça ha habido un mutismo absoluto.