Jerusalén, 21 abr (EFE).- El Beitar Jerusalén vuelve a estar en el punto de mira por comentarios de tono racista después de que su entrenador asegurara que seguía una política de no fichar a jugadores árabes para «no crear tensiones innecesarias».

La Comisión para la Igualdad de Oportunidades de Empleo en Israel ha exigido al club de fútbol que se retracte de los comentarios de su técnico, que suma una nueva polémica al Beitar, conocido por los insultos racistas que profieren sus seguidores contra los árabes.

En 2013 las dependencias del equipo jerosolimitano fueron incendiadas por sus hinchas después de que se contratara a dos jugadores musulmanes chechenes.

El entrenador Guy Levi manifestó recientemente a la radio local 102 su firme oposición a la contratación de jugadores árabes, aún si profesionalmente eran meritorios de una plaza en el club.

«No importa que este sea el momento adecuado, causará una tensión mayor y provocará un grave daño. No encontraría tampoco ningún jugador del sector árabe que quisiera hacerlo. Incluso si hubiera un jugador que me agradara profesionalmente, no lo traería porque crearía una tensión innecesaria», declaró Levi a la emisora.

La Comisión señala en una carta que las declaraciones de Levi constituyen «sospechas de racismo y contravienen la ley que prohíbe la discriminación basada en la nacionalidad, entre otras cosas, para ser empleado».

Así lo escribió la comisaria jefe Tziona Koenig-Yair al presidente del club, Eli Tabib, que de momento no ha respondido.

La responsable destacó que después de una llamada de atención similar hace dos años tras comentarios similares por el entonces entrenador del Beitar, Haim Reviv, el club dio una rueda de prensa en la que pidió a sus seguidores que lucharan contra el racismo y en la que declaró que si encontraban a un jugador árabe adecuado lo contratarían.

Con todo, el Beitar Jerusalén sigue siendo el único equipo de la Primera división israelí que nunca ha fichado a un jugador árabe.

La denuncia de la Comisión se produjo después de que la Coalición Contra el Racismo en Israel, plataforma que agrupa a organizaciones judías y árabes, denunciara las declaraciones del actual entrenador.

Debido a la atención mediática provocada por las afirmaciones del entrenador, abunda la misiva, «es de suma importancia que el club sea juzgado con todo el rigor de la ley, porque sino declaraciones y políticas de este tipo podrían transformarse en norma en Israel».