Shanghái (China), 16 oct (EFE).- El británico Andy Murray, quien disputará hoy la final del Masters 1000 de Shanghái contra el español Roberto Bautista, analizó anoche en rueda de prensa el juego del castellonense, que, según opinó, es muy diferente al de otros grandes tenistas que ha tenido España.

“Le pega a la bola muy plano en los dos lados, eso no es típico en un español y creo que le ayuda”, señaló Murray, quien no ha perdido ningún set en las dos semanas que lleva en China (la semana pasada venció el Abierto de China en Pekín).

A Bautista “le gusta dictar mucho los puntos con su derecha, si le es posible, y tiene un gancho clásico”, subrayó el escocés, quien también advirtió que el español usa mucho el efecto y golpea “muy limpiamente” la pelota en la cancha.

“Se mueve extremadamente bien, y no tiene el mejor servicio pero lo coloca bien”, añadió Murray, quien anticipó “un partido, seguro, muy complicado” para hoy en el “Estadio Magnolia”, apodado así por su cubierta con forma de esa flor.

El británico se acerca en puntuación al número uno, el serbio Novak Djokovic, quien atraviesa un bajo momento de forma y ayer sábado perdió, precisamente, contra Bautista, pero Murray auguró que al menos por esta temporada el reinado del serbio no corre peligro.

“No es mi meta intentar llegar al número uno este año”, aseguró, “tendría que ganar prácticamente cada partido, y Novak no ganar apenas ninguno, no está en mis manos”.

Sobre el bajón del serbio, quien canceló su participación la semana pasada en Pekín por problemas físicos en el codo, Murray se mostró comprensivo: “Con todo lo que ha logrado y el dominio que ha tenido, lleva mucho trabajo llegar a las finales cada semana durante dos años”, subrayó.

“Quizá es normal si mentalmente está un poco cansado o intentando encontrar su próximo objetivo después de lo que hizo en Roland Garros”, afirmó, aludiendo a la confesión realizada recientemente por Djokovic, quien aseguró que después de haber ganado en París ha perdido algo la “alegría de ganar”.