Zagreb, 24 mar (EFE).- Más de mil policías forman parte del despliegue de seguridad alrededor del partido entre Croacia y Ucrania que se juega hoy en Zagreb, un encuentro calificado de alto riesgo y el primero de la selección croata ante su público desde las sanciones de la UEFA en septiembre de 2015.

La Policía croata ha confirmado que dispone de informaciones de que varias grupos de aficionados radicales están preparando incidentes.

“Más de mil policías y agentes han salido al terreno. En los últimos días hemos rastreado los clubes de aficionados en toda Croacia para buscar artefactos pirotécnicos prohibidos”, comentó el jefe de la policía de Zagreb, Krunoslav Borovec.

Grupos de aficionados croatas han coreado y exhibido en el pasado lemas nazis y racistas que han provocado que Croacia sea sancionada por la UEFA.

Croacia lidera con diez puntos el Grupo I de la ronda de clasificación para el Mundial de Rusia de 2018 y Ucrania es segunda con ocho puntos. Islandia, Turquía y Finlandia completan el grupo.