Redacción de deportes, 1 may (EFE).- El Leicester y el Bayern Múnich, que no pasaron del empate, rozan ya el título de la Premier y la Bundesliga, respectivamente, en un fin de semana continental que sigue viendo emoción en la Liga española, si bien el líder Barcelona refuerza sus opciones al restar sólo dos jornadas.

Tanto Leicester como Bayern Múnich se encuentran a un solo triunfo de alzarse como campeón de su respectiva liga. Incluso, el conjunto inglés podría serlo ya matemáticamente este lunes, si el Tottenham, segundo clasificado, no gana en Stamford Bridge al Chelsea en el derbi londinense.

Y es que la ventaja del conjunto del veterano técnico italiano Claudio Ranieri, a dos jornadas del final, es de ocho puntos sobre el dirigido por el argentino Mauricio Pochettino, quien esta misma semana anunció que renovará con el Tottenham, desechando ofertas que le han llegado de otros clubes de «campanilla».

Este domingo no ha podido hacerse con un título que los amantes del fútbol «puro» desean consiga. Y es que el Leicester representa la fábula del «pobre» que derriba a los «poderosos». El Manchester United frenó el entusiasmo de los de Ranieri, pese a ser valioso el empate a domicilio (1-1) en Old Trafford (1-1).

Un partido que vio al United adelantarse pronto con un tanto del francés Anthony Martial (m.8), a centro del ecuatoriano Antonio Valencia; y la inmediata respuesta visitante a cargo del jamaicano Wes Morgan (m.17). Luego, minutos de emoción y alternancia en el dominio, y final con igualada.

Quizás lo más justo, y emotivo, es que el Leicester puede coronar su sueño el próximo fin de semana, en su campo, el King Power Stadium, ante su afición. El United sigue quinto, pero resta un punto en su lucha por entrar en zona Liga de Campeones.

Se ha visto beneficiado por la derrota de su vecino Manchester City, con muchos reservas con vistas a la visita al Real Madrid en la vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones, en el estadio del Southampton (4-2), con tres goles del senegalés Sadio Mané.

El City del chileno Manuel Pellegrini se aleja de la tercera plaza, en poder del Arsenal, y aventaja en cuatro puntos al United.

El Bayern de Pep Guardiola también pudo haberse coronado este fin de semana campeón. Pero «pinchó» en su Allianz Arena ante el Borussia Monchengladbach (1-1), un equipo cuarto clasificado, en lucha por la última plaza de acceso a la Liga de Campeones.

Se adelantó el Bayern, que reservó a un gran número de habituales pensando en el compromiso del martes ante el Atlético de Madrid, en una vuelta de las semifinales de la Liga de Campeones donde tienen el deber de remontar si desean estar en la finalisima de Milán.

Pero no supo matar el partido y, a falta de veinte minutos para el final, Andre Hahn puso la igualada en el marcador y aplazó la fiesta muniquesa. Y es que el «otro» Borussia, el Dortmund, segundo clasificado, goleó en casa al Wolfsburgo (5-1) y se mantiene a cinco puntos del Bayern, a dos jornadas del final.

La Liga sigue igual, pero con una jornada menos. Ganaron los «tres grandes»: el líder Barcelona, en campo del Betis (0-2); su compañero de puesto, pero con peor «gol averaje», Atlético de Madrid, que padeció en casa ante el Rayo Vallecano (1-0), con tanto del francés Griezmann; y el Real Madrid, que sigue a un punto de ambos, tras su sufrido triunfo en Anoeta ante la Real Sociedad (0-1), con nuevo tanto salvador del galés Gareth Bale.

Atlético y Real Madrid jugaron con buen número de «no habituales», ante el respectivo compromiso que tienen en las semifinales de la Liga de Campeones, y ambos lo notaron.

No en vano, el Atlético del «Mono» Burgos, sustituto del sancionado Diego Pablo Simeone, viendo como no rompía el empate inicial, y con ello el adiós a la liga, metió en «cancha» a Griezmann y, en el primer balón que tocó, hizo el 1-0.

El Real Madrid, sin los lesionados Cristiano Ronaldo y Benzema, con suplentes, volvió a confiar en Bale. Y el galés no defraudó. Dio el gol del triunfo, en remate de cabeza (m.73), y su equipo sigue optando al título.

En el «Calcio» con el «pescado ya vendido» en relación al «Scudetto», que conquistó el Juventus el pasado lunes, por quinta vez consecutiva, el 32 oficial de su historia (los juventinos siguen hablando de 34, por los dos que le fueron quitados por fraude deportivo), la emoción está en saber el equipo que ocupará la segunda plaza, última de acceso directo a la fase de grupos de la Liga de Campeones. El tercero va a eliminatoria previa.

Se la disputan el Nápoles y el Roma, con dos puntos de ventaja en favor del equipo napolitano. Ambos juegan este lunes: los sureños reciben al Atalanta, los capitalinos visitan al Génova.

El que ya prácticamente ha dicho «adiós» a Europa es el otrora potente Milan, séptimo clasificado y que cedió, y gracias, un empate casero con el penúltimo Frosisone (3-3), que estuvo en ventaja (0-2, 1-3) hasta el minuto 91, cuando una pena máxima dio la igualada a los milanistas.

También en Francia, con un París Saint Germain ya campeón desde hace más de un mes, lo noticioso está en el subcampeonato. Pugnan Lyon y Mónaco, ambos igualados a puntos tras haber ganado su respectivo partido.

La «Eredivisie» (Holanda) está que arde. A falta de una jornada para la conclusión, están igualados en todo lo alto el Ajax Amsterdam y el PSV Eindhoven. Los primeros golearon al Twente (4-0), los segundos no se quedaron atrás e hicieron lo propio con el Cambuur (6-2). Todo se decidirá en la última jornada.

En Rusia hay cambio de líder. Lo es ahora el CSKA Moscú, que ganó al Ural (0-3) y se vio beneficiado por la derrota del Rostov. El conjunto moscovita domina con dos puntos de ventaja. Los mismos puntos con los que lidera en Portugal el Benfica sobre el Sporting.