Berlín, 4 nov (EFE).- La Federación Alemana de Fútbol (DFB) confirmó hoy en el cargo de presidente a Reinhard Grindel, quien asumió ese puesto el pasado abril a raíz de la dimisión de su antecesor, Wolfgang Niersbach, salpicado por el escándalo en torno a la adjudicación a Alemania del Mundial 2006.

Los 260 delegados de la DFB ratificaron en el cargo a Grindel, quien insistió en su saludo a la asamblea en su compromiso con la modernización y saneamiento de la organización, cuyas estructuras se propone reformar en profundidad.

Grindel, exdiputado de la Unión Cristianodemócrata (CDU) que preside la canciller Angela Merkel, asumió el cargo en abril con ese cometido, en medio de las sospechas de corrupción que sacuden al fútbol alemán, incluido el “kaiser” y expresidente del comité organizador del Mundial alemán, Franz Beckenbauer.

La elección de hoy sigue a la apertura de la asamblea federal de la DFB, anoche, en la ciudad de Erfurt (este del país) en la que intervino la canciller Merkel, entusiasta del fútbol y especialmente de la selección desde tiempos de Jürgen Klinsmann al frente del conjunto, de 2004 a 2006.

Klinnsmann recibió de manos de la líder alemana la distinción de jugador honorífico de la DFB por su trayectoria, como futbolista y como técnico.

El exseleccionador alemán, actualmente al servicio del fútbol estadounidense, compartió la alfombra roja con quien fue su auxiliar hasta 2006 y luego se convirtió en su continuador al frente de la “Mannschaft”, Joachim Löw, a quien justo esta semana se prorrogó el contrato hasta 2019.