Sevilla, 18 mar (EFE).- El Sevilla, que se medirá con el Athletic en los cuartos de final de la Liga Europa, ha salido victorioso en seis de sus diez enfrentamientos frente a rivales españoles en alguna competición continental.

La primera eliminatoria europea del Sevilla contra equipos de la Liga fue en los cuartos de final de la Copa de Europa de 1958, cuando el Real Madrid lo goleó por 8-0 en Chamartín y convirtió en un trámite la vuelta, saldada con un empate a dos.

En los octavos de final de la Copa de la UEFA de la temporada 1995-95, el Barcelona eliminó al Sevilla después de empatar a uno en el Sánchez Pizjuán, con tantos de Suker y Hagi, y ganarle por 3-1 en el Camp Nou.

Tras estas dos eliminaciones, llegarían cinco éxitos sevillistas consecutivos y el primero fue en la Supercopa de Europa de 2006, cuando los hispalenses batieron al Barcelona con un contundente 3-0, con goles de Renato, Kanouté y Maresca, en el encuentro celebrado en Mónaco.

En la semifinal de la Copa de la UEFA de la temporada 2006-07, el Sevilla se deshizo de Osasuna pese a que los navarros ganaron en la ida por la mínima con gol de Soldado, pero el equipo adiestrado entonces por Juande Ramos remontó en la vuelta al vencer por 2-0 con tantos de Luis Fabiano y Renato.

La final, disputada en Glasgow ante el Espanyol, se resolvió en la tanda de penaltis a favor de los andaluces, después de que el partido, con su correspondiente prórroga, acabase 2-2, con goles de Adriano y Kanouté para los sevillistas y Riera y Jonatas Domingos para los blanquiazules.

En campaña 2013-14, en la que el Sevilla también se alzó con la Liga Europa, los hombres de Unai Emery salieron victoriosos de dos duelos fratricidas: en octavos ante el Betis, en los penaltis después de sendos 0-2; y en semifinales frente al Valencia, cuando un gol en la prolongación de M’Bia decidió el pase a la final (2-0 y 3-1).

La temporada pasada, el Sevilla también tumbó a un adversario nacional en su camino hacia el título alzado en Varsovia: el Villarreal fue apeado en cuartos después de sendas victorias, 1-3 en El Madrigal y 2-1 en el Sánchez Pizjuán.

Los sevillistas, por el contrario, cayeron contra equipos españoles en las dos últimas ediciones de la Supercopa, celebradas en Cardiff (2014) y Tiflis (2015), y en las que el Real Madrid (2-0) y el Barcelona (5-4) fueron sus respectivos verdugos.