Charlotte.– Perú redondeó su mejor actuación en una Copa América desde 1983 al alcanzar el tercer lugar en Argentina 2011, con una goleada de 4-1 sobre Venezuela.

El equipo peruano, último en las pasadas eliminatorias mundialistas, llegaba al torneo diezmado por las lesiones y con poco crédito, pero se convirtió en la gran sorpresa al lado de Venezuela, que acabó cuarto.

Perú sólo perdió dos partidos en el torneo, uno en primera ronda jugado con suplentes ante Chile, con un autogol en el último minuto, y el otro ante el campeón, Uruguay en semifinales, y dejó una grata impresión de cara a las próximas eliminatorias.

El mérito se lo llevó el técnico Sergio Markarián, un verdadero Mago, que supo armar casi de la nada un equipo sólido, tácticamente ordenado y eficiente.

Paolo Guerrero, con sus cinco goles, fue el goleador del torneo y el líder de este equipo donde brillaron Juan Vargas, William Chiroque y Rinaldo Cruzado, entre otros nuevos talentos incas.