Washington, 4 dic (EFE).- El magistrado de la Corte de Constitucionalidad (CC) de Guatemala Héctor Trujillo fue detenido hoy por el caso de corrupción de la FIFA en el Puerto Cañaveral de Florida (EEUU), donde atracó al amanecer el buque crucero en el que viajaba, indicó a Efe un portavoz del FBI.

Trujillo, secretario general de la federación nacional de fútbol guatemalteca, estaba disfrutando de un crucero cuando la fiscal general de EEUU, Loretta Lynch, anunció 16 nuevas acusaciones de corrupción contra altos cargos y exdirectivos del máximo órgano de dirección del fútbol mundial.

“El acusado Héctor Trujillo, que actualmente ejerce como juez en la Corte de Constitucionalidad de Guatemala, dispensó Justicia mientras solicitaba sobornos y vendía su influencia dentro de la FIFA”, denunció Lynch este jueves en una rueda de prensa en Washington.

Muchos cruceros internacionales ya cuentan con su propio servicio de Internet, por lo que Trujillo podría haber conocido a bordo del barco de lujo las acusaciones de corrupción, fraude y lavado de capitales que EEUU, en papel de policía del mundo, ha lanzado contra el organismo futbolístico.

Medios locales afirmaron que los agentes del FBI comprobaron el itinerario del crucero, cuya procedencia se desconoce, y descubrieron que era imposible que Trujillo abandonara el barco porque no había ninguna parada antes del puerto situado junto al lugar de lanzamiento de la NASA de Cabo Cañaveral, en la costa atlántica de la Florida.

Ese es uno de los puertos más concurridos por los navíos turísticos que hacen rutas por el Caribe, y solo en 2014 recibió a 4,2 millones de pasajeros de cruceros.

Con el acusado atrapado en el barco, los agentes federales se acercaron a Puerto Cañaveral y a las 06.00 hora local (11.00 GMT) detuvieron “sin ningún incidente” a Trujillo, indicó a Efe la portavoz de la oficina en Nueva York del Buró Federal de Investigaciones (FBI), Kelly J. Langmesser.

El secretario adjunto de la Federación de Fútbol de Guatemala, Renato Durán, dijo hoy en ese país que Trujillo no fue detenido, sino que se entregó de forma voluntaria.

Está previsto que Trujillo, de 62 años, deje a un lado su toga de magistrado y se presente hoy como acusado del caso FIFA, bautizado como ‘FIFAgate’, ante una corte federal de la ciudad de Tampa (Florida), detalló la misma portavoz del FBI.

En su escrito de acusación, de 240 páginas, la Fiscalía asegura que Trujillo “aceptó sobornos” de miles de dólares de la empresa Media World, filial del grupo audiovisual español Imagina, basada en Miami, que este jueves fue registrada por agentes del FBI y que se dedicada al desarrollo, operación y distribución de canales de televisión.

Según el escrito de acusación, Trujillo aceptó sobornos de Media World a cambio de la venta de derechos de partidos de la federación nacional de fútbol guatemalteca en las Copas del Mundo de Fútbol de 2018 y 2022.

En estas negociaciones también estuvo presente, siempre según la Fiscalía, el presidente de la Federación Nacional de Fútbol de Guatemala (Fedeguat), Brayan Jiménez, que hoy defendió su inocencia pero que según el escrito estadounidense también recibió sobornos de miles de dólares por la venta de los partidos.

“Nada debe decirse en el teléfono. ¡Nada! ¡Nada! ¡Nada!”, dijo Jiménez tras una reunión en Illinois (Chicago) con Trujillo y Fabio Tordin, directivo en Media World que ya admitió su culpabilidad, para discutir cómo iban a gestionar el pago de las comisiones por la Copa del Mundo de Fútbol de 2022, según la acusación.

La investigación de EEUU por sobornos, que alcanzarían los 200 millones de dólares, incluye a 41 acusados que se enfrentan a un máximo de 20 años de prisión por delitos que van desde organización mafiosa y fraude masivo hasta blanqueo de dinero, aunque ocho de los procesados ya se han declarado culpables.

Los nuevos cargos golpean especialmente a directivos de la FIFA en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá.