Berlín, 28 may (EFE).- El Borussia Dortmund, tras ganar la Copa de Alemania, afronta ahora un asunto clave para su futuro inmediato ya que debe decidir qué ocurrirá con su entrenador Thomas Tuchel, a quien muchos ya ven fuera del equipo.

Las metas deportivas se cumplieron. Además del título en la Copa de Alemania -el primero desde 2012- el equipo logró la clasificación directa para la Liga de Campeones en medio de una temporada que se pronosticaba difícil desde el comienzo ya que Tuchel tuvo que administrar una renovación radical de la plantilla.

La marcha de Ilkay Gündogan, Henrik Mhkitaryan y Mats Hummels era algo que obligaba a cambiar la columna vertebra del club y la operación dio resultado pese a la juventud de muchos jugadores claves.

El problema no está en lo deportivo sino en lo personal puesto que ha habido diferencias entre Tuchel y el director administrativo del club, Hans Joachim Watzke.

Ya antes de lo ocurrido en los cuartos de final de la Liga de Campeones, cuando el autobús del Dortmund fue objeto de un atentado con bomba, se había hablado de diferencias entre Tuchel y la cúpula e incluso algunos medios aseguraron que el entrenador estaba al borde de ser destituido.

El manejo del atentado generó un enfrentamiento casi abierto. Tuchel se quejó de que la decisión de jugar el partido al día siguiente, sin darle tiempo al equipo para recuperarse de lo ocurrido, le hubiera sido comunicada por SMS y no se le hubiera permitido ni a él ni al equipo plantear su punto de vista.

Watzke tiene otra versión de los hechos, sostiene que la alternativa hubiera sido no jugar -y que esa posibilidad se le dejó abierta al equipo- y se mostró “irritado” por las quejas públicas de Tuchel.

Esa disputa llevó a que, desde entonces, se barajaran nombres para la sucesión de Tuchel para la próxima temporada que van desde Julian Nagelsmann -lo que está descartado porque el Hoffenheim no le permitiría irse y se cree que su futuro inmediato será el Bayern- hasta el suizo Lucien Favre.

Con este último, han asegurado algunos medios, ya hay un acuerdo, lo que Watzke se ha apresurado a desmentir.

En todo caso, es público que en durante esta semana Tuchel y la cúpula se reunirán para analizar la temporada y decidir los pasos a seguir. Esas conversaciones, según Watzke, tienen un final “abierto” y dice que por eso mismo no tendría sentido haber llegado a un acuerdo con otro entrenador.

Tuchel, tras ganar el título de la Copa, dijo que su deseo es seguir en el Dortmund y recordó que todavía le queda un año de contrato y que piensa cumplirlo.