Houston (EEUU), 3 dic (EFE).- El comisionado de la Liga Profesional de Fútbol de Estados Unidos (MLS), Don Garber, reiteró que el deporte más popular del mundo llegó a su país para quedarse y mantuvo el objetivo de convertir la competición nacional en una de las mejores del planeta.

La ironía en las declaraciones de Garber es que el domingo los dos equipos que van a disputar el título de campeones de la MLS, el Crew de Columbus y los Timbers de Portland, dentro de sus plantillas no hay ninguna de las figuras mediáticas que ha contratado la liga ni a nivel nacional.

Pero Garber, al dar el tradicional informe sobre el estado de la liga, al más puro estilo de lo que hacen los comisionados de la NBA, la NFL y la NHL, destacó el crecimiento de una entidad que fue fundada hace 20 años y que desde su llegada ha visto doblar sus miembros de 10 equipos a 20 actualmente y en los próximos años habrá otros cuatro más.

“Ya somos una nación de fútbol”, subrayó Garber. “La asistencia de aficionados se ha incrementado en un 12 o 13 por ciento en este año y somos la tercera liga del país en cuanto a concurrencia de aficionados a nuestros partidos”.

Garber también habló de los 15 estadios con los que cuentan igual número de equipos de la MLS, que se incrementaran a 20 una vez que se termine de construir el de Orlando, que se inaugurará en 2016, o que se coloque la primera piedra para los campos de Washington D.C., Minnesota, Los Ángeles y otros que están en su etapa de proyecto, como los de Nueva York, Miami, Atlanta y Sacramento.

En el caso de Miami, el Comisionado mantiene en suspenso la concesión de una franquicia para ser administrada por el inglés David Beckham, una vez que el exjugador del Galaxy y su grupo han tenido una serie de obstáculos para encontrar el sitio donde construir un nuevo estadio, en el Sur de la Florida.

Garber adelantó que no ve con malos ojos la propuesta del grupo Sacramento Republic, que ya cuenta con un estadio en el centro de la ciudad, y podría adelantarse a Miami.

El comisionado de la MLS si dio por hecho que en el 2017 hará su presentación el Atlanta United FC, una franquicia que ya cuenta con 29.000 aficionados comprometidos para adquirir boletos de temporada.

El nuevo equipo de Los Ángeles, LAFC, está programado que haga su debut en la del 2018, mientras que aún está pendiente la fecha para la aparición como nuevo integrante de la MLS del equipo de Minnesota, pero Garber señaló que mantiene su proyecto de contar con 24 clubes en la liga para el año 2020.

Sin embargo, no quiso comentar los rumores que hay dentro de la liga que los directivos quieren alcanzar el objetivo de 40 equipos, algo que no tiene ninguna de las grandes ligas del deporte profesional en Estados Unidos.

Tampoco quiso hablar de las finanzas de la liga, si al final ya ganan dinero todos los equipos y siguen siendo deficitarios como en temporadas anteriores.

Si recordó que ciudades como Detroit, San Diego, San Luis y algunas otras siguen interesadas en afiliarse a la MLS que, hoy por hoy, ha fijado una tarifa de 150 millones de dólares para las nuevas franquicias, superando los 110 que desembolsaron los inversionistas de LAFC.

Nada que ver con los cinco millones que invirtieron los accionistas originales del Galaxy de Los Ángeles, para convertirse en socios fundadores de la MLS en 1996.

Garber destacó la presencia de estrellas del calibre del mexicano Giovani Dos Santos, señalando que la MLS busca contratar a jugadores internacionales más jóvenes, aunque en 2015 también aparecieron veteranos como Andrea Pirlo, Steven Gerrard, David Villa, Kaká y muchos otros, pero ninguno de ellos fueron capaces de llevar a sus respectivos a equipos a la lucha por el título.

El comisionado también comentó sobre la importancia del surgimiento del talento local, algo que el entrenador alemán Jurgen Klinsmann, responsable de la selección de Estados Unidos, cuestiona en cuanto a la formación que reciben de cara luego a competir con el resto del mundo.

Garber ha sido uno de los críticos más duros con el trabajo de Klinsmann al no tener mayor predilección por los jugadores estadounidenses que militan en la MLS.

Por otra parte, Garber destacó el buen momento que vive la liga en lo que respecta a su internacionalización con la firma de acuerdos para televisar los partidos de la MLS a mercados como Inglaterra, el lejano oriente, Canadá y Sudamérica.

Garber recordó el contrato de televisión firmado por ocho años y 90 millones de dólares en el que también ha sido incluida la organización U.S. Soccer que pertenece a la Federación Estadounidense de Fútbol.